17.6.16

¿Es el deporte el “terreno de juego” del nacionalismo? (II)

Hace unos días publicaba en este blog que en Europa desde los años veinte del siglo XX hay un proceso de identificación en el deporte de Estado y Nación y que en esa época se van creando las selecciones deportivas en las que sus jugadores se visten, literalmente, de bandera, salvo algunas excepciones. Pues bien, el deporte empieza en los “felices años veinte” a ser potenciado como medio de identificación grupal, nacional, de un grupo frente al resto.

A veces, las menos, una modalidad deportiva. Dos ejemplos:

a)    El judo, deporte nacional japonés introducido en los Juegos Olímpicos de Tokio de 1964. Los japoneses ganaron en todas las modalidades de peso excepto en la modalidad sin límite de peso, que fue ganada por el representante de los Países Bajos (Anton Geesink) ante el ídolo nacional nipón (Kaminaga), lo que fue considerado una “humillación nacional” en Japón.

b)    Lo mismo ocurrió en EEUU cuando en los Juegos Olímpicos de Munich de 1972 su selección de baloncesto, campeona en todas las ediciones desde la introducción del baloncesto en los Juegos Olímpicos de Berlín 1936, caía ante el combinado de la URSS. Hasta ese momento contabilizaban en los JJOO 63 victorias consecutivas y 7 medallas de oro.

Más habitual, al margen de la identificación de las selecciones, es la identificación de equipos con un determinado grupo o territorio. Por ejemplo:

a)    El caso de los dos equipos de Glasgow, el Celtic de Glasgow, que es el equipo de los que descienden de los inmigrantes irlandeses, equipo tradicional de los católicos y de los nacionalistas escoceses, frente al Glasgow Rangers, que es el club de los protestantes y los unionistas en Glasgow (escoceses con sentimiento británico)

b)    El “Boston Celtics” de baloncesto en EE.UU., equipo de los inmigrantes irlandeses en Boston.

c)    Los hinchas del Ajax, que utilizan la estrella de David y la bandera de Israel, haciendo alusión al origen del club en un gueto de la ciudad de Ámsterdam. A lo anterior se le suma la presencia de presidentes y dirigentes deportivos de origen judío. De ahí el club recibe el sobrenombre de Judíos, o Hijos de Dios

d)    El Real Madrid, que lleva en su escudo la franja morada del pendón de Castilla desde tiempos de la II República, se identificó posteriormente con el nacionalcatolicismo franquista. Si hasta la temporada 1953/54 había ganado 2 Ligas, en las quince temporadas siguientes ganaría 13 títulos, simultaneándolos con 6 Copas de Europa que sirvieron de apoyo mediático y moral a un régimen aislado en Europa.

e)    El F.C. Barcelona se identificó pronto con el catalanismo, así en 1925 el gobierno de la dictadura de Primo de Rivera cerró el estadio de Les Corts durante seis meses y obligó a dimitir al presidente Hans Gamper a causa de los silbidos con los que la afición barcelonista recibió la interpretación de la Marcha Real en los prolegómenos de un encuentro. Posteriormente, desde 1939 con la dictadura fascista en el Estado, se prohibieron y reprimieron las instituciones políticas catalanas y el club se convirtió en uno de los símbolos de la lucha anti-franquista y anti-centralista en Cataluña, pasando a ser el embajador de Cataluña en el exterior, reincluyendo la senyera en el escudo en 1949 (había sido sustituida por la rojigualda en 1940). Todo esto culminó en 1968 cuando el presidente Narcís de Carreras en su discurso de toma de posesión acuñó aquello de “el Barcelona es más que un club”, aludiendo a ese simbolismo catalanista.

f)     El Athletic Club de Bilbao, que desde 1910, decidió que solamente jugarían con jugadores vascos por las acusaciones de la Real Sociedad relacionadas con un partido en el que habían jugado, a juicio de los guipuzcoanos, excesivo número de jugadores ingleses. Ese hecho posteriormente fue tomando un cariz nacionalista y hoy en día, sólo pueden formar parte del club jugadores nacidos en Euskal Herria o que se hayan formado futbolísticamente dentro de alguno de esos territorios, lo cual es sentido como un hecho casi racial. En 1982 se componía un himno del club en el que se exalta Euskal Herria y el árbol de Guernika.

¿…y en Aragón?

En el caso de los clubes aragoneses, generalmente, se ha renunciado expresamente a la ligazón entre club e idea de Aragón.

Así, por ejemplo, el CAI Voleibol Teruel es un orgullo para la ciudad de Teruel, pero con una visión estrictamente local.

Lo mismo ocurrió con el club de baloncesto Peñas de Huesca, posteriormente Magia de Huesca, cuya identificación pasaba a ser provincial (quizá por el patrocinio de Diputación) pero no hubo nunca un intento de identificarlo con Aragón.

Lo mismo ocurre con la S.D. Huesca o con el CAI Baloncesto Zaragoza.

Sólo el equipo de fútbol de Zaragoza ha tenido algún intento de identificación con lo aragonés, si bien bastante tímido y jamás con una acción clara y decidida. No obstante: Desde su fundación –1932- toma sus colores, azul y blanco, de la Federación Aragonesa de Fútbol, derivados de la cruz de Íñigo Arista.

Su himno de 11 de julio de 1950, en pleno franquismo, empezaba con el siguiente texto:

“sobre el verde terreno, once leones
defienden el escudo de Aragón”.

El 5 de noviembre de 1972 se presentaba un nuevo himno del club que incluía la referencia a:

es el grito decisivo
que nos brota en la pasión
es el temple deportivo
de la tierra de Aragón”.

Este fue sustituido por el actual, de 1994, que incluye la estrofa:
la raza en el juego
nobleza y valor
bandera y orgullo
de nuestro Aragón”.

Desde el 29 de julio de 1966 el filial zaragocista fue el Aragón C.F., que se llamó así hasta la creación de las sociedades anónimas, en 1992, en que pasó a llamarse “Zaragoza-B”. Recientemente, ha recuperado su denominación.

El día 23 de abril de 1978, los jugadores del Real Zaragoza celebraron posando con la cuatribarrada su ascenso a Primera División. En ese momento no había ni Constitución, ni Estatuto de Autonomía ni, desde luego, la cuatribarrada era la bandera oficial de Aragón.

Asimismo desde la temporada 2008-09, en los partido con la S.D. Huesca jugados en Zaragoza los jugadores de ambos equipos entran en el terreno de juego portando una gran bandera de Aragón. Hecho que no se repite en los partidos jugados en Huesca.

Del mismo modo, el Real Zaragoza mantiene convenios de colaboración con 90 clubes de fútbol base de todo Aragón y es el único club aragonés que cuenta con peñas en distintas comarcas y localidades de todo Aragón.

¿y la selección aragonesa de fútbol?…: Esa es otra historia…

Jorge Marqueta Escuer
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...