26.9.21

El sol del membrillo en Aragón

Vuelta a los colegios e institutos, a las extraescolares con otros aforos, a la actividad casi total sin que se vislumbre que a final de octubre suframos una orden de confinamiento municipal o provincial como la del año pasado.

Los aragoneses volveremos a disfrutar del sol y fruta del verdadero verano, que son los veranillos superadas las primeras aguas y cierzos, necesarios para que haya tempero y sembrar colza y ordio.

De volver a los bosques en octubre a hacer momiji –en Japón se trata de salir para disfrutar de las hojas doradas y rojas hasta cuando se caigan-, cazar setas y comerlas en revuelto o simplemente fritas en mezcla de aceite y mantequilla de Soria las más nobles. O asadas brevemente con sarmientos y rematadas con sal gorda y aceites del Somontano.

Salvadas las viñas y carrascas truferas de un verano bastante seco por tormentas o riego, es tiempo de que maduren las tuber y se coseche, como ya se está haciendo, el fundamento de otra añada con buenas expectativas.

Verano de record de ocupación en la montaña por turismo interior y veraneantes con raíces en los lugares, cada mochuelo familiar ha vuelto a su olivo de extraescolares, ocupación permanente y llevar del ramal a los zagales y devolución del territorio, para lo que empieza a ser crucial el cierre de las piscinas en todo pueblo que las tenga. Y del bar para pegar la hebra los padres en tranquilidad.

Se avecina la ocupación de los montes por cazadores del país o arrendatarios y por el personal que se vaya a dar baños de bosque con final feliz de comerse una lasca de pan con aceite, ajo y sal a la brasa de bar o segunda residencia. En esta ocasión esa vida se mantendrá y la hostelería que en ella se fundamenta, camino de la temporada de nieve y Candanchú.

Mi época preferida del año con la floración la refleja la paciencia en la maestría de Antonio López, tanto como la de Víctor Erice, tamizando la luz necesaria para avanzar a pocas pinceladas diarias su cuadro denominado: “El sol del membrillo”. Ejecutado verso a verso durante años, esperando esa luz brillante pero más pastel del tiempo que nos ocupa.

Que es más un tiempo de silencio, de pérdida de prisa en la vida no urbana, de despejarse de la pesadilla de verlo todo lleno sin más… Siempre os quedarán las tirolinas.

14.09 Luis Iribarren

16.9.21

El Rabal y Barrio Jesús de Zaragoza en el año 1892


Este plano del Rabal y Barrio Jesús de Zaragoza es del año 1892, no hace tanto, 130 años o casi. Y podemos ver de qué manera se ha transformado Zaragoza, sus barrios que eran zonas agrícolas llenas de acequias y algunos caminos que llevaban a las torres, y poco más. El ferrocarril articuló toda esta zona y se ve perfectamente en esta imagen de la sección del Plano de Zaragoza pues vemos (si lo comparamos con décadas anteriores) que en realidad toda esta zona se va adaptando al ferrocarril y no al revés.


Zaragoza 1872. Presidio de San José


En la Zaragoza de 1872 podemos ver en esta sección del plano de Ruberte la posición del Penal de San José en Zaragoza, rodeado de agua para que no haya duda. ¿Dónde estaba? Pues por encima tiene el río Huerva y por debajo la acequia de Las Adulas. Y junto a esa acequia y por debajo (casi no lo vemos) el cruce actual de Compromiso de Caspe, Miguel Servet y la avenida de San José. Una Zaragoza que salía de sus guerras y se quería incorporar a una ciudad moderna, algo que no era nada sencillo. Una zona de Zaragoza que todavía era agrícola, llena de campos y de acequias para regar. Eran las "afueras"; aunque en rojo ya vemos marcado el primer proyecto del tranvía, el que nunca se llegó a realizar.

15.9.21

El 57. El Barrio Jesús de Zaragoza en el 57


57

Fue por confesión propia el número récord de alumnos que llegó a tener en clase el profesor de matemáticas y fraile, Santiago Serrano. Impartía en el Colegio concertado con el peor plinton del mundo de Franciscanos Barrio Jesús. De esas ratios vinieron ciertos lodos, los de los alumnos listos y sagaces criados por ellos y rematados por la vida.

57

Fueron las horas que nos dedicaron cada fin de semana, organizando un salón de juegos y torneos de fútbol sala que son efímeros, como todo lo es. Pero fueron actividades donde no parábamos de reírnos (y en que no pensábamos más que en maldades, también).

57

Eran los días de verano que me pasaba en mi pueblo con mis abuelos analfabetos. Deprimido singular sin diagnosticar cada septiembre cuando me daba la hostia de tener que volver a ver a mis colegas de ribazo y cigarro Kruger. Como tengo esa sensibilidad, llamadme loco pero es una cosa que aún percibo que pasa cuando se echa el cierre a la última piscina del último pueblo de Gúdar o Sobrarbe.

57

Eran las vueltas que daba el compañero y amigo aún hoy del primero, este sí que es Padre y se llama Ramón María Cobo, en el campo de fútbol de piedras sin allanar y charco del copón en medio, descalzo. En invierno salía de la niebla con su calva rodeada por un aura de vapor y fósforo. Hoy de todo eso no quedan ni los “mistos”: bueno, sí, una piscina privada con tres pisos con cristaleras que terminarán en verano pa que nos vean desde enfrente.

57

Eran las palmeras de la camisa que llevaba el otro día el padre Cobo cuando nos reunimos con él 5,7 de sus antiguos alumnos: una hawaiana canaria en azul y amarillo pío pío que equivale al número de misas que tiene que seguir dando al mes en Las Palmas: Para esa parroquianos más devotos que en la Zaragoza o Valencia donde ha pasado su vida y que anuncian América, teología de la liberación y al Papa Francisco (con mojo). Estamos seguros de que le habrán recibido como el santo advenimiento y le quieren como si fuera un Vinicius junior de la vida. Cuando llegó sin conocer a nadie.

57

Hechos de los Apóstoles, 7: 57, Martirio de Esteban: “Entonces ellos gritaron a gran voz, y tapándose los oídos arremetieron a una contra él.”

57

Seguramente serían los tapones de corcho de muestra que el padre del padre Cobo debió tener en su casa de Mérida, cuando le nombraron algo así como gerente de la fábrica de la época para transformar y vender con destino Burdeos y Borgoña las capas de epidermis de los alcornoques de la sierra de San Pedro, cercana al puente de Alcántara. Tras 48 de relación, el otro día le empecé a preguntar por su vida, ya veis. Quiero decir, la que no conozco siempre al servicio de los demás.

57

Son los pases que pueden dar sin que los otros huelan la bola los jugadores canarios Pedri y Yéeeeeremi Pino (nombre anabaptista donde los hubo), de los que el padre Ramón se ha hecho fan. Siempre mudando la piel como él sólo sabe por su capacidad de sentir y escuchar, más que de oír y cuidar a sus feligreses. Lo último lo logra por consecuencia.

57

Segundos tenían que inspirar aire para, tanto ellos como otros: el barcelonés padre Juan María Domenech, el valenciano Fermín Gregori, el bilbilitano Andrés de las Heras, el ciudadano del mundo Alberto Carmona, tener que aguantar el chorreo que les caía cada mañana sin mayores percances, que no los hubo. El coqueto último padre sigue estando a sus provectos 90 en perfecto estado de revista y contaba en su ropero con más camisas de colores que un muestrario o película de Almodóvar, no sé si 57 pero lo parecía.

57

Y ayer lo medí, son los pasos largos entre el solar del difunto colegio franciscano del Camino del Vado y aquel Puente de Hierro abarrotado de autobuses y coches. De tres carriles, como el de piedra y barandillas pafuera o dobladas por caída, entonces gris contaminación y uniforme de madero y hoy desconchado de los colores que le enjaretaron por votación popular, los del Real Zaragoza. A la izquierda estaba Pikolín First pero se demolió tras reclasificación: no por un outlet sino para que Castillo levantara dos edificios blancos premiados, con planta de buque. El muestrario del colchonero recuerdo que tenía más de 50 modelos.

57

Y más son los errores cometidos por cualquier grupo u organización humana que obligue a sus componentes a decisiones en cumplimiento de votos como el de obediencia, el de pobreza o el de castidad que arrasen con vuestras propias vidas.

57

El año 57 lo cambió todo y empezó a correr el dinero, se dice en Berdún. Los pastores ya emigraban a América en avión hasta las Vegas y les esperaba una de esas camionetas Ford F-100 que convierten en submarinos nucleares en Gas Monkey Garaje, sita en esa otra Zaragoza que es la tejana Dallas.

57 + 9 o 10

Quien esto suscribe y el grupo de especialistas en todos los alambres que educaron estos increíbles sujetos (y luego curas o casi) nacimos unos 10 años más tarde y hemos pasado del neolítico al otro neolítico (el que depende de pilas y de que no se agote el litio, elemento químico no usado por los escultores que conmueven y que en este país cambiamos por un buen pedrusco de alabastro).

Otros tendréis otros números, ahora testaréis menos por ley en clase aunque vuestros padres y, ya les hubiera gustado a vuestros abuelos, sí se acuerdan del 57 y aún más del 64, la cara de tu retrato. Al 69 llegamos tarde aunque todo se arregló después, no digamos ellos que hacían el amor con la mirada en pasodobles y que corra el aire.

Pero la mía y la de muchos es una historia ligada a este número. Ni mágico ni no, el nuestro.

14.09 Luis Iribarren

Nota.: Hay un vecino del Barrio Jesús, muy implicado y conocedor de su historia que nos hace llegar la indicación de que "Andrés de la Hera" era realmente "Andrés Lahera" y para que conste lo dejamos anotado. Es un texto poético y de recuerdos del autor, y por ello no es complemente exacto. Hemos preferido mantener su propio recuerdo, pero indicando el error. 

13.9.21

Museos Públicos gratuitos en Zaragoza. El turismo hay que abonarlo


Escuchaba ayer la seriedad con la que Marruecos y sus habitantes se toman el turismo como una actividad vital para su economía. Saben que cada turista es un mundo diferente, y que buscan seguridad, calma, calidad, entretenimiento, arte, gastronomía distinta, delicadeza en el servicio y soluciones si se plantean problemas.

Zaragoza debe crecer en y desde algunos de estos servicios que parecen básicos para tener un Sector Servicios de gran calidad. Hemos aprendido y mucho en una excelente gastronomía muy variada y amplia en sus formas y modos de servicio. Desde aperitivos a repostería, desde restaurantes a bodegas y bares de tapas, desde locales de tarde y noche a cafeterías de calma y chocolate.

Pero seguimos sin saber retener al turista unas horas más, que son imprescindibles para que cene, pernocte y desayune. Nos falta ese plus de entretenimiento añadido, de sensaciones, de atractivos de tarde, de teatro de calle, de museos gratuitos bien promocionado. Es curioso que a los visitantes de Zaragoza no se les ofrezca el paquete completo y gratuito de los innumerables museos unidos, municipales y del Gobierno de Aragón, para que pueda elegir en una ciudad que debería ser promocionada como: La Ciudad en donde visitar Museos es libre y gratuito.

¿Cuánto dejarías de ingresar al año los museos públicos que hoy cobran por las visitas? 

¿Cuánto ganaría Zaragoza con esa decisión, en otros servicios? 


4.9.21

¿Podría ser la Plaza del PIlar de Zaragoza más verde?


La Plaza del Pilar de Zaragoza quedó ¿bien? cuando se reformó en 1991, hace ya 30 años de eso, pero no se supo diseñar dentro de su enorme complejidad con el respeto a los restos romanos que aparecieron debajo, ni pensando en que ese espacio tan grande y tan importante para Zaragoza debería ser algo más polivalente, más verde, y con capacidad para poderse trocear fácilmente en diversos espacios no siempre duros y planos si en un momento dado esto era necesario.

Lo último se está logrando en los últimos años con casetas en diversas ferias o escenarios diversos, pero no solo debería haberse previsto estas opciones, sino también zonas verdes movibles, no permanentes. Las hay en algunas ciudades europeas. 

En realidad la Plaza del Pilar de Zaragoza queda MUY dura durante excesivos días al año. 

El gran inconveniente en el diseño fue tener que construir un enorme aparcamiento en su subsuelo. Eso marcó todas las actuaciones, pero en España no estamos teniendo en cuenta que en otros países los garajes verticales funcionan muy bien y evitan estos problemas. Algún día aprenderemos de este tipo de opciones.

Todo esto viene a cuento de esta imagen actual, con estas torees de maceteros en las puertas del Ayuntamiento para dar color y algo de naturaleza a la zona. No es suficiente, pero algo es algo. Hemos hecho algunos intentos anteriores y a veces por motivos de seguridad y otras veces por el propio uso y diseño de la plaza no es posible conservar el verde. 

Algún día aprenderemos de las inmensas posibilidades que podría ofrecer este espacio que no siempre tiene que ser duro y plano, y que tiene muy diversas posibilidades, como lo demuestra el Belén navideño de todos los años, o incluso los campos de deporte que a veces se montan en su superficie.

Son muy interesantes opciones, pero nos falta repensar sobre algunos paisajes verdes efímeros que se montan en algunas ciudades con diversa temática y a veces con fines educativos para niños.


Zaragoza, una cerveza pendiente, y un montón de meadas


Hay mensajes que pueden ser hermosos y útiles, pero si no los ponemos en el lugar adecuado pierden su eficacia. Es posible que solicitar por escrito a un amigo o amiga que te acepte de una puñetera vez esa cerveza pendiente, sea una buena idea, un grito de amistad que no se completa. ¿Pero… de verdad no había mejor lugar que este, escondido y lleno de pises cerveceros, para esta declaración por escrito?

Seamos sinceros, un momento. ¿Cómo ibas tú cuando pusiste el mensaje? ¿Acababas también de miccionar en esta entrada de garaje del Casco de Zaragoza? 

Es que, en serio, si no… ¡uff!…  me resulta complicado que con todos los meados en el suelo, tuvieras los santos bemoles de agacharte para escribir un texto tan largo sin que notaras que no era el mejor lugar posible.

¿Y al final, qué?… ¿Ya has logrado invitar a quien sea a esa cerveza pendiente?

El Puente de Piedra de Zaragoza, está que se…


El Puente de Piedra de Zaragoza es un monumento con muy diversas clases de protección histórica y que se encuentra en este septiembre de 2021 en unas condiciones como poco preocupantes o al menos digamos que de ser tenidas en consideración para realizar un estudio de restauración. ¿Podemos esperar como siempre hacemos en Zaragoza, a que ya no haya remedio o a que los remedios sean MUY caros? Ejemplos tenemos para dar y regalar. 

¿Solo el Ayuntamiento de Zaragoza debería intervenir en una reparación muy seria que garantizara el Puente de Piedra de Zaragoza para unas cuantas décadas?

¿Sólo es cuestión de poner unos tirantes de hierro para que no se desmorone o es necesaria una intervención mayor?



3.9.21

Zaragoza, y los sellos locales como impuestos encubiertos


Durante toda la Dictadura y algunos años posteriores  había diversas maneras de cobrar impuestos sin que parecieran impuestos. Ingresos muy difícil de fiscalizar que se vendían en los Estancos que eran por otra parte locales comerciales que se entregaban de una forma muy curiosa a personas para que los gerenciaran, casi como premio en muchos casos.

Había multitud de sellos, Papel del Estado o Mutualidades que para cualquier papel que había que solicitar de forma oficial, incluso para pagar muchos tipos de multa, se pagaban con estos sistemas que se escapaban al control. Y lo digo porque lo sé de Miranda de Ebro y las multas por pasar o no pasar las cartillas militares o las revisiones reglamentarias de permisos diversos.

Este es un sello de la Administración local que se pagó en el año 1974 para la Mutualidad Nacional de Previsión de la Administración Local. Hermoso nombre para un sistema de cobro y de reparto. Y eran 5 pesetas de entonces.