10.5.24

Antonio Agustín Albanell, jurista zaragozano

Hay aragoneses que con el paso de los siglos se han ido perdiendo su recuerdo, sus labores, la importancia de lo que hicieron en vida y que ha facilitado que todos ahora estemos en donde estamos en sus diversas disciplinas. Uno de ellos fue Antonio Agustín, un zaragozano jurista que nació en la calle Fuenclara en febrero de 1517, en la casa de los Agustinos.

Antonio Agustín Albanell fue en su tiempo un destacado jurista español y humanista del Renacimiento al que se le llego a llamar "El San Isidoro del siglo XVI". Su contribución al ámbito del derecho y la jurisprudencia es significativa. Aquí analizaremos algunos aspectos destacados de su vida y obra:

Formación y carrera académica: Agustín estudió leyes en las universidades de Alcalá de Henares y Bolonia, destacándose por su brillantez académica desde temprana edad. Toda su familia venía del mundo del derecho y era una estirpe de notables juristas.

Obra jurídica: Es conocido principalmente por su obra "De emendatione gratianae", una crítica exhaustiva de las "Decretales de Graciano", una importante colección de derecho canónico. Agustín señaló errores y contradicciones en esta obra, lo que influyó en la revisión y corrección de las mismas. Además de "De emendatione gratianae", Agustín escribió otras obras importantes, como "De regulis iuris", donde aborda cuestiones de jurisprudencia y teoría del derecho, y "De rebus sui temporis", una crónica histórica de su época.

Pensamiento humanista: Agustín fue influenciado por las corrientes humanistas de su tiempo, lo que se refleja en su enfoque crítico y su interés por la erudición y la revisión de textos antiguos. Agustín estuvo en contacto con importantes figuras del humanismo y la jurisprudencia de su tiempo, como Andrea Alciato y Juan Luis Vives. Estas relaciones intelectuales influyeron en su pensamiento y en su desarrollo académico.

Carrera eclesiástica: Además de su labor como jurista, Agustín también tuvo una destacada carrera eclesiástica. Llegó a ocupar importantes cargos, como Obispo de Alife en Nápoles, Obispo de Lérida, hasta que fue nombrado arzobispo de Tarragona, en cuya catedral está enterrado.

Contexto histórico: Antonio Agustín vivió en una época de profundos cambios en Europa, marcada por el Renacimiento y la Reforma Protestante. Estos movimientos influyeron en su pensamiento y en su enfoque crítico hacia el derecho canónico y la autoridad de la Iglesia.

Actividad política y diplomática: Además de sus actividades académicas y eclesiásticas, Agustín también desempeñó un papel activo en la vida política y diplomática de su tiempo. Participó en diversas misiones diplomáticas y ocupó cargos políticos, lo que le permitió tener una visión amplia y multifacética de la realidad de su época. Fue hombre de confianza y de consulta de Reyes y papas de su tiempo.

Legado en el derecho español: La obra de Antonio Agustín tuvo un impacto significativo en el desarrollo del derecho en España. Sus ideas y su enfoque crítico influyeron en la evolución del derecho canónico y civil en el país, y su legado sigue siendo relevante para los estudiosos del derecho hasta el día de hoy. Instaló una imprenta en los años en los que fue su Arzobispo en donde dio impulso a numerosos libros para completar su biblioteca que actualmente está en El Escorial.

El zaragozano Antonio Agustín fue una figura destacada del Renacimiento español, cuya obra abarca no solo el ámbito del derecho, sino también la historia, la política y la diplomacia de su tiempo. Su enfoque crítico y su erudición lo convierten en una figura importante en la historia intelectual de España y de Europa. Falleció en Tarragona en el año 1586 y en su vida fue autor de más de cien obras de Derecho, Historia y Teología.

8.5.24

Historia de Prudencio, un posible zaragozano poeta del siglo IV

En Zaragoza todos sabemos donde está la calle Prudencio, pero no todos sabemos quien fue el citado Prudencio, así que voy a contar algunos datos de este insigne zaragozano. El primero es que no hay seguridad de que naciera en Caesaraugusta sobre el año 348 (pues sin querer nos lo dijo él mismo al señalar quien gobernaba en su niñez), aunque sabemos que nació a orillas del Ebro y bien también podría haber nacido en Calahorra, en Calagurris.

Aurelius Prudentius Clemens fue un gran poeta que en aquellos años primeros del cristianismo era tanto como decir que era un relator, un periodista actual, pues sus trabajos eran muy amplios y han llegado algunos hasta nuestros días.

Realmente Prudencio se consideraba tanto de Calahorra como de Zaragoza lo que ha creado serias dudas sobre su nacimiento pues a ambas localidades volvió varias veces y sobre ambas escribió y citó como "suyas". 

De hecho en el año 405 hubo una edición de todas sus obras, lo que le da la importancia que se merecía, incluso en vida.

Fue el primer relator de las persecuciones a los cristianos en Zaragoza, a los Innumerables Mártires, a Santa Engracia, etc. Escribió el Cathemerinon liber donde hace un relación de lo que se debe hacer en cada hora del día con himnos. También un libro (Hamartigenia) sobre el origen del pecado, una Apotheosis sobre la resurrección. Su largo poemario titulado "Peristéfano" sería su obra más conocida en la actualidad. Contiene 14 bloques, del que el cuarto está dedicado a Zaragoza y a sus Innumerables Mártires.

Dejó escrito los tormentos que se realizaron a San Lorenzo, a San Vicente y a Santa Engracia, y algunos de sus escritos han servido varios siglos después como inspiración a otras obras sacramentales o de alegorías teatrales sobre las luchas de las almas humanas con sus demonios y sus dudas.

Murió a principios del siglo V, entre los años 405, 410 a 413, no hay seguridad. Su vida fue realmente la de un político que se movía por la Europa romana de aquellos años, por Roma y Milán principalmente, llegando a ser Gobernador de hasta dos ciudades o provincias romanas (no conocemos sus nombres) y estar en contacto con los gobernantes de su época.

A finales del siglo IV y cansado ya de esa vida pública, se retiró a un monasterio, de vuelta a Hispania, para hacer una vida pobre incluso en la alimentación y dedicarse a la poesía religiosa, que comenzó a escribir ya muy tarde, cuando ya tenía 56 años, en el año 404 aunque algunas obras son ligeramente anteriores. Allí, en ese monasterio, murió sin saber en qué lugar estaba.

Os dejo algunos textos suyos escritos a principios del siglo V, hace más de 1.600 años:

Diez lustros he vivido ya, si no ando engañado; siete órbitas además van haciendo rodar el año, mientras yo gozo del tornadizo sol. El fin se me llega y Dios ya apliega el día vecino a la vejez. ¿Qué hice de provecho en tan luengo paso del tiempo?
Bajo el chasquido de palmetas lloró mi edad primera; luego, contagiado de faltas, la toga me enseñó a mentir, no sin culpa en mi conciencia.
Entonces el descaro lascivo y la altanera molicie (¡ay, vergüenza y pesar!) mancillaron mi mocedad con las heces y el lodo del libertinaje.
Después las disputas armaron mi espíritu turbulento y mi afán malamente empeñado en vencer quedó sometido a avatares adversos.
Al timón de las leyes goberné por dos veces las riendas de nobles ciudades: a los hombres de bien devolví sus derechos de ciudadanos, fui el terror de los delincuentes.
Por fin, ascendiéndome en rango militar, el afecto del príncipe me elevó, tomándome a su servicio y haciéndome estar muy cerca de él, en la guardia más próxima.
Y mientras la vida, en un vuelo, me anda cumpliendo estas cosas, de pronto la albura de pelo se le ha colado a este viejo, censurando mi olvido del anciano cónsul Salía, bajo cuyo mandato fue mi día primero; cuántos inviernos éste ha ido haciendo rodar y cuántas rosas devolviendo ha ido a los prados, pasados los hielos, la nieve de mi cabeza lo prueba.
¿Es que de algo me han de servir estas cosas, buenas o malas, después de extinta la carne, cuando ya la muerte ha ya borrado aquello — sea lo que sea— que yo había sido?
Decirme debo: «Quienquiera que seas, tu espíritu ha perdido el mundo al que se ha entregado; aquello por lo que se afanó no es propio de Dios, de quien serás posesión».
Y, con todo, en el instante postrero despójese el alma pecadora de su ofuscación y a Dios honre con su voz al menos, si con sus méritos no puede.
Que sus himnos marquen el engarce de los días y ninguna noche calle sin cantar al Señor; luche contra los herejes, la fe católica extienda, pisotee los cultos gentiles, lleve la ruina, Roma, a tus ídolos, consagre su canto a los mártires, a los apóstoles alabe.
Y mientras estos poemas escribo o pronuncio, ¡ay, ojalá que, libre de los lazos del cuerpo, yo me proyecte hacia donde me haya conducido el sonido último del movimiento de mi lengua!.


Nota.: Por si a alguien le interesa conocer mejor sus obras os dejo las cuatro obras que se consideran más importantes, y todas se pueden conseguir por internet.

"Cathemerinon" (Himnos Diarios): Una colección de himnos que cubren diferentes momentos del día y eventos de la vida cristiana.

"Peristephanon" (Corona de los Mártires): Una serie de himnos en honor a los mártires cristianos y sus sacrificios.

"Psychomachia" (La Batalla de las Almas): Un poema alegórico que personifica las virtudes y los vicios en una batalla espiritual.

"Apoteosis" (Apoteosis de Mártires): Una obra que celebra a los mártires cristianos y su triunfo en el cielo.

Segunda Puerta de Santa Engracia en Zaragoza


Vemos en esta imagen a una Zaragoza engalanados con ocasión de la visita de la reina Isabel II a la ciudad en octubre de 1860. En primer plano vemos al Neptuno presidiendo la actual Plaza España, sin tridente pues estaría en reparación, y todo el trayecto del actual paseo de la Independencia.

Pero al fondo vemos la Segunda Puerta de Santa Engracia. ya habíamos hablado de la Primera Puerta y de la Tercera Puerta. Esta que es la Segunda en pocas décadas, es la posiblemente menos conocida.

Es una fotografía de Charles Clifford mostrando toda la zona que habían ideado en un primer momento los franceses y que ahora ya los zaragozanos habían decidido dignificar como el futuro crecimiento de la ciudad.

Se plantó hacer un Arco del Triunfo pero las dificultades económicas de aquellos primeros año tras la Guerra no permitían grandes gastos. El propio Rey Fernando VII destinó parte de los impuestos que se recaudaban en la ciudad con la entrada del azúcar y el cacao, para destinarlos a la construcción de esta puerta o Arco del Triunfo.

En el año 1827 se iniciaron las obras, pero aquello iba muy lento y aunque se intentó tenerla terminada para una visita del Rey no fue posible y se puso en su lugar una puerta al que llamaron "Interina" hecha con maderos y lienzos imitando la futura puerta. Un clásico trampantojo.

Se reanudaron las obras en 1830, se pararon, se continuaron en 1835, no gustaba del todo el proyecto ya construido y se modificó en 1859, y cuando vino Isabel II seguía sin terminar, aunque la veamos en la imagen de arriba a lo lejos, y se volvió a terminar con grandes telas y andamios, para simular un Arco del Triunfo definitivamente acabado.

Finalmente en el año 1865 el Ayuntamiento de Zaragoza decidió demoler la puerta inacabada y en malas condiciones, sin haber quedado terminada nunca. 

Los proyectos eran muy hermosos, el papel aguantó todos los dibujos posibles simulando la Puerta de alcalá de Madrid, pero nunca pasó de una puerta de entrada y salida sin sentido pues incluso cerraba visualmente el crecimiento de Zaragoza.



7.5.24

Tercera Puerta de Santa Engracia en Zaragoza


Tras hablar de la Primera Puerta de Santa Engracia, toco mostrar la más conocida de todas ellas, la última, la Tercera Puerta de Santa Engracia.

Aquella zona, por la que se pensaba hacer crecer la ciudad de Zaragoza, enseguida observó que una Puerta, o incluso lo que era peor, una GRAN puerta, molestaba al tránsito que iba creciendo en la ciudad. Tenía cinco accesos separados por pilares, tres para peatones y dos para coches y caballerías. Era de hierro fundido y tenía dos garitas para cobrar impuestos de consumo.

Se derribó en el año 1904 para dar salida natural a una Zaragoza que ya no quería frenos ni delimitaciones urbanas que le encorsetara. Y además los cobros de los impuestos habían cambiado de modos y formas. 

Construida en el año 1866 enseguida se cuestionó su emplazamiento y sus muchas puertas y su tamaño. Obstaculizaba el crecimiento del tranvía y no tenía un sentido práctico.



Vista aérea nocturna de Zaragoza


Dejo una imagen curiosa de la Zaragoza aérea y nocturna lograda en un viaje de avión comercial por el tiktoker @MarcFootage. Es como un dibujo de la iluminación de la ciudad, vista desde el Oeste, en primer plano el meando del Ebro en la zona de la Expo.

5.5.24

Maqueta del Convento de San José destrozado por los franceses


Estas imágenes que vemos aquí nos muestran una maqueta original del estado en el que quedó una zona de Zaragoza tras el Segundo Sitio, en enero de 1808. 

El plano en relieve y maquetado en madera, nos enseña el final del asedio a Zaragoza por parte del ejército napoleónico en enero de 1809, y muestra esa parte de la ciudad en estado de ruinas. 

En concreto vemos aquí el Convento de San José, que estaba en la zona de la calle actual de Conde Alperche, entre el río Huerva (que vemos en la maqueta) y la entrada del barrio de Las Fuentes. 

Y cruzando el río Huerva veríamos las paredes que todavía se conservan en parte, de la calle Asalto hacia el convento de San Agustín.

Este modelo maquetado y realizado en 1810, pertenece a una serie de planos de ataque realizados por Martin Boitard a principios del siglo XIX por encargo de Napoleón I y que se conservan en Francia.

Además de madera utilizó para la maqueta metales y vidrio, arena, musgo y líquenes, además de pintura. Su estado era muy malo y se intentó restaurar en la medida en que se pudiera, para conservarlo, por el francés Aude Connord, en el año 2011. Se encuentra en el Musée des Plans Reliefs de París.



Puerta del Duque de la Victoria en Zaragoza


El Periódico de Aragón nos ha recordado con esta imagen lo que fue la Plaza de San Miguel de Zaragoza, la salida de la ciudad hacia el Este, buscando las tierras de Montemolín y Las Fuentes, zonas de huertas, de vides, de forraje. 

Era cruzan el río Huerva y adentrarse en un mundo ya no urbano, natural, rural, con torres de labranza, también a veces de zonas inundadas, sin iluminación y llenas de árboles y arbustos.

Pero además de lo que vemos de aquel urbanismo, es interesantísimo ver la vida personal, la sociedad de aquellos zaragozanos como nosotros, que vendían, compraba, trabajaban o crecían en aquellas calles, en aquel universo que para ellos era muy moderno.

Creo que la fotografía era del año 1899, y del autor tengo dudas entre al menos dos franceses, aunque me decanto por J. Lévy et Cie. 

4.5.24

Un callejón muy histórico en Zaragoza



Creo que es la única calle cubierta de Zaragoza o una de las pocas que nos quedan, junto a la Magdalena hay otra especie de callejón parecido. Es una calle corta, un callejón más bien, pero con mucha historia de guerras contra los franceses, defensas de un territorio que se sentía avasallado.

Se mantiene abierto y cuidado, se puede pasear y entrar por la calle en busca de su final, que lo tiene. 

Es adentrarse a un lugar en donde sabes que hace 200 años se sufrió muerte y dolor. Impresiona mirar sus paredes retocadas y adivinar que allí hubo personas sufriendo y no hace tanto tiempo. 

Muchos de vosotros no sabéis donde está, así que es un buen momento para encontrarlo. Si os bajáis la imagen al ordenador, en el nombre de la imagen podréis leer el nombre de la calle.

3.5.24

Plano de Santa Engracia de Zaragoza de 1737



Hablaba antes y aquí pinchando, de la Primera Puerta de Santa Engracia que hubo en Zaragoza, cerca del río Huerva, y que comunicaba la ciudad de Zaragoza con el Monasterio de Santa Engracia.

Os comentaba de un dibujo y grabado de Fray León Benito Martón y Aznar del año 1737, un monje Jerónimo, que fue prior de este Monasterio zaragozano fundado por Juan II y que había nacido en Sallent de Gállego. 

Es este dibujo que os dejo ahora, muestra con letras las partes qué había en cada zona del Monasterio. Es un mapa del estado real del Monasterio pues lo dibujó el propio Prior, y es la mejor muestra que tenemos del Monasterio antes de su destrucción

Es como poco curioso, pues además da cuenta del tamaño del Monasterio del que todavía conservamos la puerta principal a la iglesia de Santa Engracia, pero nada más pues el resto quedó seriamente dañado en los Sitios y luego fuimos incapaces de restaurarlo y el Ayuntamiento lo mandó destruir del todo retirando las ruinas sin poderlas reparar, en el año 1836.




Primera Puerta de Santa Engracia. La casa de los porteros


No tengo mejor imagen que esta, pero nos sirve para hacernos una idea. Es la PRIMERA PUERTA DE SANTA ENGRACIA que tuvimos en Zaragoza, la que cerraba la zona actual de la Plaza Aragón, cercana a la Iglesia Monasterio de Santa Engracia, y que fue destruida en los Sitios de Zaragoza. Se encontraría más o menos en la zona del actual edificio de Correos.

Esta imagen es un dibujo actual que se utilizó para una conmemoración filatélica y nos muestra la imagen de esa zona de Zaragoza en el año 1737. Un dibujo reconstruido tras los detalles que se observan en un dibujo y grabado de Fray León Benito Martón y Aznar del Real Monasterio de Santa Engracia en blanco y negro.

A esta puerta construida en ese año de 1737 y destruida por los franceses, le siguieron otras dos puertas hasta que finalmente hoy no tenemos ninguna. 

Esta primer puerta era muy similar a la que conocemos como "Portería" en la Cartuja Baja, un edificio que se destinaba para vivienda de los guardianes. Hay otro edificio de uso muy similar pero pequeño y sin puerta en San Nicolás, al que se llamaba cariñosamente "Casa de la Monjera".

1.5.24

Mapa de Aragón de 1635. Curiosidades


Este es una sección de un mapa de Aragón del año 1635 conocido por el nombre del que lo realizó Willem Janzzoon Blaeu, un cartógrafo holandés. 

Lo traigo aquí con el convencimiento de que en aquellos años y a la hora de simplificar los mapas, solo se ponían las localidades mayores, que en aquellos momentos eran importantes. No todas cabían.

Y en ese dato más o menos objetivo se pueden observar curiosidad desde el punto de vista actual, también por el cambio ligero de nombres o por la inclusión de algunas localidades que hoy por su tamaño nos parecen muy pequeñas.

Sería el caso de Anzánigo o Ruesca por su tamaño actual, o el de Alcubierre al que llaman en el mapa "Elguenbierte". 

No es fácil entender la incorporación al Mapa de Casa de los Romeiros, de la Venta de San Esteban, y en el caso de Santa Cilia (en aragonés Zilia) que en el mapa figura como Santa Cicilia pero ue en ambos casos se refiere a la Santa Cilia o Cecilia, patrona de la música.

Sin olvidarnos que el actual río Huerva lo llama como entonces se conocía: Laquerba (La Huerva).


Precios del Teatro Principal de Zaragoza. Del año 1886


Por si os interesa conocer los precios que en el siglo XIX se cobraban a los espectadores en el Teatro Principal de Zaragoza, os dejo este cartel del año 1886. 

Desde 1 peseta de entonces se podía ir al Teatro Principal de Zaragoza. En aquel teatro para 1.600 personas, las vigas todavía eran de madera aunque pocos años después fue profundamente restaurado y redecorado por Ricardo Magdalena.

30.4.24

Calle Lealtad, de la Zaragoza histórica


Este es un plano parcial de la Zaragoza de 1868 para reformar el final de la Plaza Aragón y crear lo que ahora es el Paseo de Pamplona. 

Con la "Letra A" vemos dibujado el edificio que tras la reforma de las calles de esta zona se pensaba entregar a la Capitanía Militar, como así finalmente se hizo.

La idea de aquella reforma era crear una calle o paseo perpendicular a la Plaza de Aragón y al actual Paseo de la Independencia, y suprimir el trazado de la calle que entonces había y que se llamaba Paseo de la Lealtad (bonito nombre) y que se había diseñado perpendicular al río Huerva.

En la sección del plano de 1868 podemos ver la llamada Puerta de Santa Engracia, cerrando la ciudad. Este plano se conserva en el Archivo Digital Municipal del Ayuntamiento de Zaragoza.

29.4.24

Espacio del Teatro Pignatelli de Zaragoza y su interior


El edificio de Correos de Zaragoza es un casi un palacio neogranadino o neomudejar, obra del arquitecto madrileño Antonio Rubio y del contratista zaragozano Cornelio Avellanas y que se terminó en 1926.

El edificio de la Telefónica, que está a su lado, es una arquitectura ecléctica, realizado por Antonio Cañada y se terminó en 1927.

Toda esta manzana de edificios se construyeron en el mismo espacio que ocupaba el Teatro Pignatelli que fue demolido en 1915.

En la imagen de abajo vemos el interior de aquel Teatro Pignatelli en una imagen del Archivo Municipal de Zaragoza.



Portada Iglesia Santa Engracia de Zaragoza, del año 1878


Vemos en la imagen la portada de la iglesia de Santa Engracia bastante dañada por los Sitios de Zaragoza, y se mantuvo así en el nuevo templo que se había intentado construir detrás. 

Entre 1891 y 1899 se procedió a su restauración por Mariano López, aquí la vemos en el año 1878 aproximadamente, antes de ser restaurada. 

La fotografía es de Gregorio Sabaté y se encuentra en el Archivo Municipal de Zaragoza

28.4.24

Barrios Jesús y La Jota de Zaragoza, hace tres décadas


Hoy os dejo dos imágenes del Barrio de La Jota en el Distrito del Rabal de Zaragoza de principios de los años 80 del siglo XX. La de arriba la entrada del Barrio de La Jota, sin la calle Marqués de la Cadena, rodeada la zona de fábricas que ya no están en Zaragoza. 

La imagen de abajo nos muestra la zona del Barrio Jesús hasta la actual Plaza Mozart y el barrio de La Jota al fondo, con la fábrica de Pikolín en primer plano. La calidad de las imágenes es mala, pero nos esbozan una Zaragoza en crecimiento de hace unas tres décadas.

Toda esta zona ha mejorado mucho en estos años, la urbanización ha sido efectiva y ha ordenado bastante bien lo que parecía un auténtico galimatías urbano.




27.4.24

Puerta de Santa Engracia de Zaragoza


Esta postal coloreada que conserva la hemeroteca del Ayuntamiento de Zaragoza muestra la Puerta de Santa Engracia delante de la Facultad de Medicina, y en la zona de abajo a la izquierda podemos ver ligeramente el foso por donde transcurría el río Huerva.

Lo que vemos fue en realidad la "tercera" Puerta de Santa Engracia levantada casi en el mismo lugar que als anteriores, y también llamada en aquellos años "La Nueva", Puerta de Santa Engracia. 

Construida delante a la glorieta de Pignatelli y mirando al ensanche de la ciudad de Zaragoza, se levantó en el año 1866, con proyecto de Mariano López. 

Tenía cinco accesos o puertas, algunas solo peatonales peatonales y otras para tranvías. Nunca gustó pues cerraba la ciudad y terminó siendo derribada en el año 1904. Tras esa destrucción la plaza recibió la denominación de "Plaza Aragón", y se sustituyó la estatua de Pignatelli que había en el centro por la actual del Justicia de Aragón.

25.4.24

Cine Alhambra y Teatro Iris. Zaragoza y sus salas de cine


En los años 50 del siglo XX teníamos en la ciudad de Zaragoza numerosas salas de cine y de teatr
o y de muy buena calidad y tamaño para lo habitual en aquellos años. Algunas de teatro también se utilizaban para programaciones de cine cuando no había obra que representar.

Este es un anuncio del año 1955 de un programa con dos películas por el precio de la entrada, en donde estrenaban en Zaragoza la película "Sangre en Castilla" que ya llevaba cinco años estrenada en Madrid desde 1950 y la reposición de la película "Mi chica y yo"que se había rodado en el año 1939.

Hoy los estrenos son a la vez en todo el mundo, pero entonces como se trabajaba con pocas copias de cada película que eran copias físicas y no digitales, la distribución entre ciudades tardaba en producirse. 

Como vemos en el anuncio el precio de la entrada en butaca era de 6 pesetas, que para aquellos años era ya un dinero.

La empresa Parra anunciaba las salas: Cinema Alhambra en el paseo Independencia al que le quedaban todavía 10 años de vida y el Teatro Iris recién estrenado en febrero de 1955 sobre los terrenos del Gran Teatro Iris Park que se había construido en el año 1931 y que desde 1958 se llamó Teatro Fleta.

24.4.24

Ayudas a las familias de Zaragoza, en la Guerra Civil


En los años durísimos de la Guerra Civil en toda España incluida Zaragoza, se intentaba ayudar a las familias de los combatientes con menos recursos entregándoles pequeñas ayudas públicas para alimentos y de primera necesidad, que se recogían a través de sellos o de ticket de diversa procedencia. 

Los Ayuntamientos ayudaban con ideas que a veces vista desde la actual óptica, nos parecen absurdas o insuficientes, pero eran otros tiempos.

Este ticket de 1 peseta era de la Comisión Provincial de Combatientes de Zaragoza, y se compraba como ayuda recibiendo a cambio este recibo, de que se había entregado una cantidad para ayudar a las familias que se habían quedado sin sus hijos o maridos por tener que irse a la guerra.


Hablemos de San Lamberto, patrono de los labradores aragoneses


Dicen algunos y no todos, que San Lamberto fue un agricultor zaragozano que fue martirizado junto a los Innumerables Mártires que eran 18, en los inicios del siglo IV, cuando las persecuciones de Diocleciano. 

Dicen esas leyendas que obligado a dejar de ser cristiano, y al no querer renunciar a su religión, le fue cortada la cabeza, algo que hacían los romanos y los musulmanes en los periodos de dominación de toso ellos en tierras aragonesas con los condenados, y que San Lamberto, cogió la cabeza separada del tronco y se la llevó andando hasta la zona de Santa Engracia en donde estaban los inicios de las catacumbas cristianas, en las afueras de la ciudad.

Tengamos en cuenta que la zona en donde se decapitaba a los condenados era en la actual Plaza de España, delante de la Puerta Cinegia de salida de aquella Caesaraugusta.

Dicen también no sé si con datos, que el que lo denunció fue su propio amo fue Lamberto era criado agrícola, por no querer dejar de ser cristiano. Que también son ganas de perder a un esclavo si eras el dueño. 

Patrono de los labradores aragoneses, fue maravillosamente pintado por Francisco de Goya en sus frescos de la «Regina Martyrum» o Reina de los Mártires, en la Capilla de la Virgen del Pilar, en el año1781.

23.4.24

Las Santas Masas y los Innumerables Mártires


Vamos a escribir un poco de Santa Engracia y de los Innumerables Mártires de Zaragoza, que sobre el año 303 fueron martirizados en nuestra ciudad. Se cree que junto a Engracia fueron asesinados un total de otros 18 personas, cristianos compañeros de la santa, seguidores de Valero que era el obispo y de Vicente que era su diácono.

En la imagen de arriba se ve la detención de Santa Engracia, en el retablo mayor de su iglesia en Zaragoza.

Desgraciadamente para todos ellos en el año 313 (pocos años después) los emperadores romanos Licinio y Constantino en un febrero de se año y tras numerosas reuniones establecen con el Edicto de Milán, que: "Todos los súbditos del Imperio que sean expresamente cristianos se les autorizará a que libremente puedan seguir la religión que ellos deseen". Y les permite edificar grandes templos para poder orar y seguir reunidos.

No, no les pilló a los Innumerables Mártires zaragozanos por poco, y eso que el número de cristianos en todo el Imperio Romano había crecido brutalmente. Se calcula que en ese año 313 sobre un 30% de los habitantes romanos ya eran cristianos.

Tan es así que en el año 380 Roma declara en el Edicto de Salonica por el que la religión Cristiana es la oficial de todo el Imperio Romano. Era la religión Cristiana, la cristiana de niceno, la que se permitía y se apoyaba, intentando que el resto de religiones cristianas fueran desapareciendo.

Es decir, por pocos años los mártires zaragozanos no lograron salvarse de las torturas y muerte. Parece ser que aquellos zaragozanos se llamaban: Optato, Luperco, Suceso, Marcial, Urbano, Julio, Quintiliano Publio, Frontonio​, Félix, Ceciliano, Evodio, Primitivo, Apodemio, Casiano, Jenaro, Matutino, Fausto y San Larberto. Y dicen que primeros fueron degollados y luego quemados.

Según la tradición fueron sacados de la ciudad y en la actual plaza de España, delante de la Puerta Cinegia, en la que luego se puso el monumento de las Piedras de Coso y ahora está la de los Innumerables Mártires, de les mató y luego se les quemó en una gran hoguera junto a delincuentes comunes, para que los restos no se pudieran venerar, al estar mezclados con delincuentes.

Y esa misma tradición dice que en ese momento empezó a llover de forma muy violenta y con rayos tremendo, separando los restos de los zaragozanos quemados, creando las llamadas Santas Masas, que son los presuntamente restos de los cristianos martirizados. Todo aquello, observado por otros cristianos fue recogido y llevado a las catacumbas zaragozanas que iban desde la actual zona de Santa Engracia al Pilar, por el subsuelo zaragozano.



22.4.24

Un convento zaragozano de finales del siglo XV


Vemos una pequeña sección de un plano de Zaragoza del año 1853. Se le conoce con el nombre de Plano de Gironza. Vemos lo que eran las casi ruinas reconstruidas en que habían quedado el Convento de Jerusalén en Zaragoza. Fue bombardeado, pero no fue de los edificios que más sufrieron la Guerra de la Independencia en Zaragoza.

En realidad le quedaban muy pocos años de vida como convento pues la Desamortización de Mendizabal lo convirtió en colegio de niñas en el año 1868. En el año 1940 y ya en malas condiciones lo tienen que abandonar y se inicia el traslado hasta Isabel la Católica, en donde estarían hasta el año 2023 cuando también se derriba este nuevo edificio que llevaba desde 2014 sin ocupar.

Lo que vemos en el plano es una sección de aquella Zaragoza de 1853. Es fácil adivinar de qué lugar estamos hablando, en qué lugar estaba este convento. Hablamos de un edificio que tuvo su aprobación entre los años 1484 y 1496 para monjas clarisas. Sí sabemos que en el año 1711 los visitan los Reyes Felipe V y María Luisa de Saboya.

¿En dónde se encontraba este convento zaragozano?

21.4.24

Puerta histórica de la Zaragoza antigua



Es una sección de una puerta en el centro de Zaragoza, en la calle Predicadores. El tiempo ha pasado sobre ella y sin poder hablar nos enseña su historia restaurada.

¿Cuantas personas habrán pasado por su postigo? ¿cuantas habrán entrado a través suya con decenas de problemas hoy solucionados o muertos? 

Es la puerta del edificio contiguo a la cárcel de mujeres de la Zaragoza medieval, en la zona del Palacio de Villahermosa, el edificio más notable del barrio de San Pablo en aquellos siglos. 

Pero yo solo puedo imaginar que ya era esa, la madera que vio cruzar a mujeres dolorosas hasta la nula libertad, pues no tengo datos para asegurar que no sea una puerta más moderna.

Recibimiento ante el Teatro del Mercado de Zaragoza



El Teatro del Mercado de Zaragoza nos recibe con una alegoría a las artes escénicas, como es lo habitual para que no se nos olvide que todo es fingido.

Miradas, rostros fingidos, seriedad, arte. Cultura, entretenimiento, seriedad o alegría. Vida y Drama.

Ruinas del convento de San Lázaro en el Rabal


Hoy ya no queda nada, casi ni las ruinas escondidas debajo del asfalto y un Centro de Interpretación cerrado y mal acondicionado. Pero toda esta zona de Zaragoza, la de la entrada al Arrabal, al Rabal, con San Lázaro, el Monasterio de Jesús, tuvo mucha historia que no hemos sabido conservar bien.

En la imagen las ruinas del Convento de San Lázaro en el año 1916, antes de que se construyera allí con partes de este edificio un cuartel militar de donde partían los soldados de cupo hacia la cercana Estación del Norte.

19.4.24

Borraja en infusión para combatir la gripe

¿Quien dijo que nuestra querida borraja es una verdura solo aragonesa? Pocos, lo sé. Cada vez es más conocida para la cocina española, aunque todavía hay personas que creen que es insípida. Mejor así, no vaya a subir en exceso sus precios.

Hoy me ha llegado desde Perú esta infusión en bolsitas, que ellas llaman “mate de eucalipto para la gripe y enfriamientos” y en su composición lleva nuestra querida borraja junto a escorzonera, eucalipto, asmachilca que es expectorante, muña y menta. 

Que recuerden los señores mayores, que la borraja va muy bien para el funcionamiento de la próstata, pues reduce su inflamación según dicen los que entienden de medicina natural.

Puente de Piedra o de Las Piedras de Zaragoza año 1900


Esta imagen del Puente de Piedra (o Puente de Las Piedras, como se le conocía en sus inicios del siglo XV) de Zaragoza data del año 1900 más o menos, y sobre todo resulta curiosa por las construcciones que todavía quedaban en las bases del puente, que fueron molinos harineros ya desaparecidos, y donde podemos ver incluso las puertas de acceso, las escaleras y ventanas de las que todavía en el siglo XXI se conservan algunos restos. 

Edificio que durante siglos marcó personalidad a Zaragoza entre los turistas que venían a nuestra ciudad y quedaban admirados por el puente al que muchas veces confundían como romano.

Las riadas en Zaragoza. Ciclos repetibles


Zaragoza es posterior al río Ebro, del que nace. Los íberos se asentaron aquí precisamente por los ríos que se juntaban en esos puntos concretos entre el Boterón y Vadorrey. El Ebro con el Gállego y la Huerva. Y sabían de sus efectos devastadores en las riadas y por eso eligieron el lugar más alto de la zona, entre Tenerías y Plaza de La Seo. 

Pero Zaragoza por ello ha sufrido un gran número de riadas, de inundaciones muy graves aunque desconocemos su número. Sí tenemos al menos constancia de las que llamamos Las Cuatro Inundaciones del Ebro sobre Zaragoza. Pero nos imaginamos que hubo más, de las que no hay constancia.

Las más importantes de las que tenemos datos se produjeron en los años 1643, 1775, 1871 y 1961. Más o menos con una cadencia de unos 100 años. Pero hay constancia de que estos ciclos, repetibles de forma grave en periodos de 50, 100 y 500 años. 

Se tiene también constancia de otra gran inundación en el año 1380 aproximadamente, posiblemente la que creó las primeras Balsas del Ebro Viejo. Y una de río Gállego del año 1787.

Sabemos que la inundación del año 1643, en febrero,  rompió incluso dos arcadas del Puente de Piedra y cinco del Puente de Tabla que se hundió parcialmente, teniendo que desalojar toda la zona del Arrabal y Barrio Jesús, pues las aguas del Ebro cuando se inunda siempre lo hace por lógica, desde la zona alta del ACTUR hacia Vadorrey. 

Hay un trazado teórico en el que el Ebro en crecida busca el camino más corto y de ligera bajada para salirse desde la zona alta del ACTUR, por debajo de Juslibol, para volver a su cauce en línea recta, por toda la margen izquierda hasta la desembocadura del río Gállego. Si viene con mucha fuerza tambiçen afecta a la Almozara hacia la zona de La Aljafería.

Esto hoy es mucho más complicado que se vuelva a producir, pues hay defensas aguas arriba y en las propias zonas de desborde, para aliviar caudal antes de que llegue al ACTUR. 

Sabemos que en el año 1808 cuando los Sitios de Zaragoza, existían balsas de agua por riadas viejas posiblemente de las inundaciones de 1380 y 1775, que anegaban las zonas hoy llamadas Balsas de Ebro Viejo, y también quedaban enormes balsas en la zona de Cogullada hasta el Barrio de la Jota y casi Vadorrey. 

El río Ebro como es lógico, una vez que se sale de su cauce, vuelve a buscar su natural recorrido aguas abajo para derramar las riadas que lleva. En los sótanos del edificio de Galletas Patria que hoy son un gran gimnasio, es posible observar de forma privada, el antiguo lecho del Ebro Viejo, muy cerca de la Plaza Mozart.

Dicen que en el año 1643 por efecto de la inundación se perdieron en la margen izquierda tres monasterios y 43 casas y en la margen derecha se vieron afectados siete monasterios y 143 casas. El Puente de Tablas fue reconstruido con rapidez y abierto otra vez al paso por el rey Felipe IV solo un año después, pero el de Piedra no se terminó de arreglar hasta 1659. 

En la imagen de arriba, un grabado de Ricord Capuz, podemos ver el Puente de Tablas desde la zona del Barrio Jesús.

Las peores riadas para el casco urbano actual vendrían por la unión de acontecimientos concatenados. Por una parte muy fuertes lluvias en todo el Noreste de España, y un aumento fuerte de temperaturas en marzo por poner un ejemplo. 

Eso supondría un crecimiento muy fuerte del Ebro y del Gállego, en el segundo caso por efecto acumulado del deshielo, y si sucedieran a la vez sí podríamos tener problemas en toda la margen izquierda de Zaragoza ciudad. Posiblemente casi ninguno ni en Almozara ni en el ACTUR. 


18.4.24

Barrio de La Jota de Zaragoza, hace 50 años


Vamos a ver una sección del plano de Zaragoza conocido como de Margalé y realizado en el año 1965, que nos muestra la zona del Barrio de La Jota, con la fábrica Laguna de Rins en primer plano, abajo a la derecha. 

Zona rodeada de campos y acequias, pero con todas la parcelas del Barrio La Jota ya construidas y marcando los trazados urbanos que en la actualidad siguen dibujando la Zaragoza de esta zona.

Este plano de Zaragoza es siempre muy interesante pues dibujaron con bastante acierto los edificios que en aquellos años había en toda Zaragoza.

Nota.: En esta entrada he publicado algo específico sobre las acequias o acequia que me solicitan información en un comentario.

El Rabal y el Barrio Jesús en el año 1809



De la Zaragoza de 1808 y 1809 hay bastantes planos realizados por las fuerzas defensivas o atacantes de la ciudad. Por ellos conocemos perfectamente la distribución urbana y la de las defensas que se situaron sobre la ciudad. 

Esta sección de Zaragoza nos muestra el Rabal y el Barrio Jesús en aquel momento tan crucial para la historia que dejo herida la ciudad. 

Si observamos abajo en la zona derecha veremos en un marrón un poco más oscuro las zonas que quedaron totalmente destruidas por los Sitios de Zaragoza

Casi hasta el final de la calle Sepulcro, en la zona final del convento de San Nicolás, en la zona de la plaza de las Tenerías

También podemos observar un almacén o cuartel de piezas de artillería en la zona entre la actual La Jota y Vadorrey.

Y a su vez podemos observar en el mapa de aquella Zaragoza, las dos zonas que todavía estaban inundadas, la de Ebro Viejo y la que llegaba hasta el Ebro por La Vota y Vadorrey.

Antiguas acequias en la margen izquierda de Zaragoza


Se me solicitó información sobre una acequia que trascurría entre los barrios de la Jota y Jesús, antes de hacerse la renovación de la zona de Marqués de la Cadena y la construcción del Puente de Las Fuentes.

Al ser hace un siglo, una zona algo alejada del centro de Zaragoza —hoy es ya zona totalmente céntrica— es más complicado obtener información. 

Y debo decir que además es una zona de Zaragoza en el que por aquellas épocas yo no vivía en él lo que me complica más ampliar los datos.

Os dejo dos planos uno de 1899 y otro del año 1912 , en donde podemos observar la trayectoria de la que denominan “Brazal de Jope” en el plano de 1899 y la ya posible “Acequia Honda” del plano de 1912 en donde se ven los alrededores de la ciudad de Zaragoza.

Hay que tener en cuenta que poco antes de los sitios de Zaragoza el río Ebro se desbordó brutalmente, inundando no solo lo que conocemos como Balsas de Ebro Viejo, sino también la zona de la Av. Cataluña y Barrio de La Jota, entrando por la actual Plaza Mozart.

Si algún otro lector tiene más información de estas acequias estaríamos encantados de recibirla. Seguiré buscando en algunos libros para saber algo más.