9.1.15

¿Hacia donde debería crecer Zaragoza en el futuro?

La mitad de los ciudadanos del mundo que viven en ciudades, unos 2.000 millones, lo hacen en ciudades del tamaño parecido al de Zaragoza, entre los 500.000 y 800.000 ciudadanos, lo que nos indica la importancia de este tipo de ciudades en los diseños urbanos sostenibles, en contraposición de las megaciudades de más de diez millones de personas, auténticos problemas para generar calidad de vida urbana.

La polución, contaminación y generación de basuras de todo tipo es tremendo en este tipo de ciudades, como es también cierto que proporcionalmente contaminan menos al planeta diez millones de personas todas juntas en una sola ciudad, que lo que contaminan esos mismos diez millones de ciudadanos repartidos entre 100.000 localidades de 100 habitantes cada una.

Pero toda la actuación en las ciudades de más de 500.000 personas va encaminada a controlar sus vertidos de todo tipo. Optimizar procesos de reciclado y de consumo. Y el proceso primario está encaminado a reducir las emisiones del vehículo privado, la optimización de los transportes públicos, el control de las empresas de su interior para que no refuercen molestias y el intentar separarlas de los núcleos urbanos a costa de la creación de pasillos verdes, colocando los polígonos industriales en zonas en donde se tienen en cuenta la geografía y orografía, la meteorología y el fácil acceso a las arterias de circulación rápida.

Por eso es inevitable en Zaragoza ir pensando con más rapidez de lo hasta ahora imaginable, que el Polígono Industrial de Cogullada y zonas aledañas deben empezar a replantearse como zonas de servicios comerciales, de servicios, para terminar en un periodo de tiempo corto siendo zonas urbanas residenciales si así lo necesita Zaragoza, pues son espacios cercanos a la ciudad consolidada, ya disponen de todos los servicios básicos y su integración a la Zaragoza urbana sería mucho más barata que cualquier otra zona de la ciudad.   

Las ciudades tienen tendencia imparable al crecimiento, y previsiblemente serán las ciudades del tamaño de Zaragoza las que porcentualmente más crecimiento tendrán en las próximas décadas. Antes de equivocarnos en los planteamientos urbanos de cara a los crecimientos, hay que repensar los trabajos de diseño.