16.2.17

Celebración del Día del Árbol “Tu Bishvat”

Recibo, por si os apetece asistir, invitación de la Asociación Sefarad Aragón para celebrar la festividad judía “Tu Bishvat" (Año nuevo de los árboles). La deificación sintoísta de la naturaleza con la que tan acuerdo estoy…

Esta asociación también me invita a lo largo del año para la Fiesta de los Tabernáculos, la Pascua Judía y otros días festivos donde solemos reunirnos, cenar y su presidenta, Timna Freire, nos ilustra acerca del contenido histórico, forma de celebración y comida típica que se prepara y se come en compañía en esas ocasiones. Las que comían los judíos antes residentes en la Corona de Aragón e incluso una vez conversos mantuvieron. El uso de la berenjena, los rebozados en postres y las rosquillas judías de anís estrellado.

Servirá el encuentro del Tu Bisvat - año 5777 para plantar este sábado 25 de febrero a las 10 h. en Tauste, imaginamos que en el Santuario de la Virgen de Sancho Abarca especies autóctonas. Por estar celebrado en colaboración con “Bosques Mediterráneos”:

Y también me sirve y debería servirnos colectivamente para que reflexionemos sobre la importancia de que en nuestro árido, reseco y amenazado por la desertificación país, Aragón debería tener y contar con un Día del Árbol.


Santuario de Sancho Abarca de Tauste, un ejemplo de reforestación de bosque mediterráneo. Enclave hermosísimo desde el que contemplar las Bardenas Reales que en algún momento contuvieron sabinas…

La fundación Herzl a partir del Lago Getsemaní y, es cierto, de arrebatarles las fuentes de agua del Jordán en el Golán a los países árabes de su entorno, se lanzaron a un proyecto doble de irrigar por tubería soterrada los llanos de Samaría y Judea y de aprovechar dichos caudales –siendo pioneros en el riego por goteo- para la generación de nuevos bosques y la plantación de frutales en la franja costera. Epopeya narrada por don Josep Pla, ha generado un país mucho más verde del que heredaron.

En Aragón, han existido iniciativas concretas como el Día del Árbol de Jaulín. Pero si Sefarad despierta nostalgia es por compartir paisaje con Judea. Reforestemos y eduquemos a los niños en mantener cada uno un árbol.

Siquiera testimonial, enmarcado por las bellísimas muelas de yesos de María de Huerva, Jaulín ha creado gracias a sus gentes todo un oasis de vegetación que ha recibido premios internacionales.


En Berdún sabemos algo del tema. Pues la roturación de un carrascal supuso una disminución de la pluviometría significativa. Las tormentas de verano circundan nuestro núcleo, no descargando como antes en el centro de la Canal. Hay acciones humanas que precipitan los cambios climáticos, incluso pequeñas acciones.

 Reforestación de la Sarda de Berdún con carrascas micorrizadas. Véase la nula aptitud del suelo para nada que no sean árboles leñosos o viñedos.

Ese suelo pedregoso no apto para la agricultura cerealista, pero que rompía tantas rejas de brabán que reparaba el alcalde-herrero que participó en la tala de las carrascas… se está replantando de carrascas germinadas en la actualidad… Que sufren de sed porque tendrían que ocupar todo el espacio roturado. En este sentido, el pueblo judío y su asociación en Aragón nos dan un ejemplo significativo. Así como el Mediterráneo francés, donde no se tala sino de forma intersticial.

Por el contrario debe hacerse una última reflexión sobre nuestro paisaje. Y es la de que las estepas de Valmadrid no están tan desnudas como parecen… Las aliagas, matas y romeros, el monte bajo, no debe ocuparse por especies exógenas. Es preferible mantenerlo así de poéticamente incólume.

16/02/2017 Luis Iribarren
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...