12.3.15

Hay que repensar Aragón. Pensamiento 5 (Aragón y su futuro)

Aragón es mucho más que los actuales aragoneses. Nos debe importar mucho más el futuro de nuestros hijos y nietos que el nuestro propio y dedicarnos por ello a diseñar el Aragón lógico, de cómo poco mitad del siglo XXI. 



Aragón necesita repensar el futuro, pero desde una hoja de ruta clara y contundente aunque con objetivos a medio plazo. Nunca con objetivos a corto plazo. El cortoplacismo es un error político, pero sobre todo es un gran error social. No se recuperan sensaciones, proyectos perdidos, identidades olvidadas, culturas escondidas, si solo somos capaces de diseñar el hoy o a lo sumo el mañana.



Aragón es sobre todo cultura e identidad. Es sensación. Es respeto “de y hacia”. Es el espacio donde vivieron nuestros antepasados y por ellos debemos edificar el futuro de nuestros nietos.

Nosotros, los actuales habitantes de Aragón vamos a estar en este territorio histórico no más de 50 años con capacidad de actuación válida. Cada uno de nosotros —como mucho— solo podemos incidir en nuestro espacio aragonés unas cinco décadas, más nuestra herencia. Pero Aragón lleva miles de años existiendo, si no con este nombre, si como espacio geográfico distinto al de sus vecinos. Véase la historia desde los íberos. Somos pues un pequeño grano en la historia de Aragón y de los aragoneses.

Pero en cinco décadas de nuestra vida somos capaces como sociedad de destrozar mucho. De olvidar, enterrar, retroceder, descompasar, extralimitar lo que Aragón debe avanzar como medio de garantizar la vida válida y de calidad para sus habitantes. Algunos politicos valoran más —cuando hablamos de estos temas— a los habitantes por encima de los territorios, pero es una manera egoista de pensar, pues supone darnos una importancia que no tenemos. Las personas deben vivir en dignidad, en respeto, en calidad de vida, pero no somos dueños de los territorios sobre los que nos asentamos ni de sus historias.

Como sujetos de trabajo por Aragón debemos garantizar la futuro, y si no somos capaces de avanzar al menos intentar sujetar lo que nos han entregado nuestros antepasados para dejar que sean nuestros hijos los que sean capaces de hacer lo que nosotros somos incapaces.

Podemos ser un impase, un espacio vacío en la historia de Aragón. Pero nunca debemos ser un error. Por eso es imprescindibles que sepamos leer el presente y diseñar el futuro. Pero nunca desde el cortoplacista, pues muchas veces parecemos tan absurdos que solo somos capaces de ver el mañana pero nunca la próxima semana. Aragón necesita un diseño planificado para una década como poco, para dos como normal, para cuatro como inteligente medida. Y por ello no debemos caer en el error de planificarlo sin tener en cuenta a TODOS los aragoneses.

Planificar es diseñar, es tomar medidas con fechas e impulsos, es crear las sinergias necesarias para que trabajar por Aragón sea una obligación y no una batalla. Trabajar por y desde Aragón tiene que ser la maravillosa obligación de todos los aragoneses de este todavía inicio del siglo XXI. Y nunca esto debe ser un canto de sirena, un discurso vacío de impulsos, una seria de palabras bonitas que no sirven ni para convencer.

Julio M. Puente Mateo