17.8.16

Aragoneses: Esteban Celorrio, Olimpiadas de Montreal. Como fue el deporte en nuestro Ebro

Pues sí, desde el blog vamos a aprovechar los Juegos Olímpicos para una entrada. Ahora que nos ha ganado un oro un walkirio mallorquín en canoa y un cubano en obstáculos –y otra en cha cha cha-.
Todos los arrabaleros recordamos cuando el Ebro era un estercolero. La espuma que no hizo el autobús que cayó al Ebro, porque ya centrifugaba en el pozo de San Lázaro. La mierda de las tenerías y de Pikolín-imperio Solans en caída libre. España era India y todavía es –véase artículo sobre el Gállego del gran Julio-.
Como en el caso de Miguel Servet y la Estación de Utrillas como barrio de acogida del Bajo Aragón, muchos residentes en el Arrabal mayormente procedemos de Huesca. Es nuestra salida natural. Mi abuela llegaba con cestas en el canfranero, cruzaba la estación y llegaba a casa en la Avenida Cataluña.
Así, mis primeros recuerdos del barrio desde la infancia fueron la cicatriz de vías que había que cruzar para ir al “otro Arrabal” y el siempre contacto puntual e insuficiente con el Ebro. Que, según Belloch, él ha venido a reparar a lo Cid Campeador (con el impagable Messi, Jerónimo Blasco, que ¿ande andará?, ¿habrá ganado ya el balón de oro de la cosa…?).

Cuando se cruzaba a Zaragoza, cuando se paseaba por la Arboleda –sin más nombres-, cuando nos vacunaban en San Lázaro y, sobre todo, en la prueba motonáutica del Pilar. Abarrotábamos los pretiles del puente de piedra hasta el acojono colectivo. Nos arracimábamos en la arboleda. Los que éramos pequeños no veíamos nada… Me recuerdo en los hombros de papá.
Es imposible no recordar esa época donde los del Arrabal o jugábamos en Balsas o en el San Antonio, o íbamos a karate a Rosuero –merece otra entrada- o…, los más corpulentos…, a Helios a remar. De ahí emerge Celorrio, lleidetà con residencia en Zaragoza. Primer medallista aragones, plata en Montreal. Orgullo rabalero.

La primera olimpiada que los baby boom, actuales salidos usuarios del Tocata, vimos en las pocas teles que había en cada pueblo aragonés. Porque la de Munich solo la recuerdo por las bolsas de fiambreras.
Un abrazo y nuestro recuerdo, José María Esteban Celorrio. Apasionado del uso del río cuando nada era fácil.
El Ebro guarda silencio, al pasar por el Rabal,
la Virgen está dormida, no la va Celorrio a despertar…
17/08 Luis Iribarren
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...