16.4.16

Temporada de nabatas en los ríos del Pirineo y en el resto del hemisferio norte


Llega abril y mayo, temporada muy baja en lo que a ocupación hostelera se refiere, pero  comienzan los festivales y romerías de la Ascensión o en Corpus en todo Aragón. Así como la ocupación de las calles y plazas de Zaragoza en jornadas lúdicas y cívicas diversas. Es el momento de bajar a la calle y viajar relajadamente a nuestro paisaje.

Finalizada la temporada de esquí que se ha salvado en marzo y abril, pues antes no se podía ni apenas innivar, esa misma agua servirá para que se abra la temporada de rafting en el Ara y Gállego y la de piragüismo en Barasona y La Sotonera, todos ellos deportes en inglés de nuevo predicamento.

Transporte de troncos en primavera en Carelia, Finlandia.

Sin embargo, también hay reuniones festivas y manifestaciones populares más auténticas que se avecinan. Son los que reivindican y conmemoran el antiguo oficio de primavera, pluriempleo del pastor: la construcción de nabatas que llegaban incluso hasta Tortosa a comienzos del siglo pasado.

Empezarán estas fiestas en Murillo-Galliguera en San Jorge, para continuar en la vecina Navarra con el día de la Almadía de Burgui –el 30 de abril- que permite visitar al mismo tiempo el Museo de la Almadía de Sigüés, Aragón, en la misma entrada del valle de Roncal.
Terminarán en mayo en el río Cinca con la fiesta de Laspuña. En la que degustar las tradicionales chiretas –tripa rellena de arroz-, monumento culinario aragonés.

Esta entrada quería que sirviera para aportaros que esta forma tradicional de transporte de madera en el Pirineo no es propia de nuestro territorio. Allí tenéis la joya literaria “Río Abajo” del gran Sampedro, que narra los avatares de los nabateros de la Serranía de Albarracín-Alto Tajo.

Asimismo este sistema de transporte era profusamente utilizado en los Alpes, sobre todo Austria y Suiza, y también en Japón. Lo mismo en la Península Escandinava. No tanto por la escasez de madera de estos países, que no la tienen, sino para la conversión de la madera en carbón vegetal. Asimismo y todavía, sirve para expoliar las selvas africanas inextricables.

Nabateros de la provincia de Wakayama, Japón, ataviados tradicionalmente. 
Transportan en ocasiones bambú.

Un día construyendo nabatas o participando en las fiestas referidas con unas migas al aire libre, me parecen un plan plausible e insuperable para pasar un día de primavera en Aragón.

Un poco del pensamiento de José Luis Sampedro, próximo a la muerte en plena lucidez. Castellano andaluz parco pero gran usuario del Balneario de Alhama de Aragón, que le recordaba al art déco y felices años 20 de su infancia:

El río trisca montaña abajo, luego se remansa, y llega un punto, como estoy yo, en que acaba. Mi ambición es morir como un río, ya noto la sal.
Piense en lo bonito de esa muerte. El río es agua dulce y ve que cambia. Pero lo acepta y muere feliz porque cuando se da cuenta ya es mar. Ese es un consuelo.

13/04 Luis Iribarren.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...