15.12.15

¿Huesca logística? ¿corredor Zaragoza Huesca? Aeródromo de Santa Cilia

La CHA está gestionando con pulso firme la interesantísima competencia de turismo contenida en su departamento con magro presupuesto inversor. Pero desde el Gobierno de Aragón se está activando de forma positiva la gestión en ilusión, el reconocimiento de nuestros activos empezando por los menos evidentes: Fonz o, habría que continuarlo,  el sector de turismo de servicios pirenaico de la no nieve.

La potenciación inteligente de la Hospedería de San Juan de la Peña, la de la trufa de la Canal de Berdún –dos marcas registradas compitiendo desde el mismo pueblo es un matiz feo y poco navarro, demasiado aragonés para mal-, la de los restos y yacimientos de Oza en la Val d’Echo, la micología y caza como potenciadores de desarrollo rural… vienen pasando en Jacetania y requiriendo muchísimas menos inversiones y subvenciones públicas que el monocultivo aparente nival. Que también está provocando interesantes fenómenos après ski como los conciertos de Formigal, continuación en invierno de Pirineos Sur.

Uno de los tesoros escondidos de Jacetania es el Aeródromo de Santa Cilia, ¿suficientemente conocido? que nos ha servido a los jacetanos para ver nuestro país a vista de pájaro y al Gobierno de Aragón extinguir más apropiadamente incendios. Hablábamos de la buena gestión continuada, que reconoció recientemente Soro, de Tarnac en Teruel.

En paralelo y tras una crisis de gestión, el aeródromo de Santa Cilia –tan visitado por pilotos de vuelo sin motor del norte de Europa- ha comenzado a ser gestionado con poco déficit por nuestro compañero de columna de blog Jorge Marqueta, a través de la compañía Fly-Pir S.C. que hemos heredado del anterior Gobierno de Aragón.

Los datos son elocuentes: actividad media de 180 días –ruptura del turismo estacional- que pasarán a 250 días con el nuevo contrato, tratándose de uno de los aeródromos con más actividad del país. Según las cifras del Real Aeroclub de España, la actividad registrada en el aeródromo de Santa Cilia solo es superada por la del Aeroclub de Barcelona-Sabadell. En 2014, se acumularon más de 4.000 horas de vuelo sin motor, más otras 500 horas de vuelo con motor acumuladas por los aviones remolcadores. Además se han recibido a 120 aviones exteriores, tanto ultraligeros como aeronaves ligeras. Todo ello suma unas 9.000 operaciones de aterrizaje.

Además, el número de vuelos de bautismo para personas sin experiencia (no pilotos) en planeador ha subido a los 150. Algunos de ellos han decidido continuar con su formación como pilotos. Ahora comparémoslo con la sonrojante actividad del Aeropuerto de Monflorite donde solo opera Airways Aviation.

Qué ha sido del corredor Zaragoza-Huesca de Marcelíno: la Universidad San Jorge y su apuesta por competir deslealmente con el sector público –no me quiero extender que me cebaré-, los pujantes mataderos de Zuera y la reforma del mercado de trabajo, el desierto hacia Almudévar, el hundimiento de Talleres Luna, la pujanza de la Trenza y Tolosana, el difícil día a día de Walqa, la poca implantación logística en Phlus.

Apostemos desde Aragón por un nuevo corredor que ya existe los fines de semana: el corredor Jaca-Pamplona, con unas excelentes comunicaciones y una potente agroalimentación  y sector servicios en la que profundizar. Economía real. Déficits de explotación al servicio del turismo de gran calidad silencioso.

Para finalizar, actividad exógena pero endógena es el aeródromo en una población donde CHA ha gobernado muy bien, haciendo escuela de cómo gestionar pequeños municipios ¿por qué han de desaparecer? y creando infraestructuras como su maravilloso parque en la orilla del Aragón que han aumentado el orgullo colectivo. O su muy utilizado y valioso albergue de peregrinos. Tengo la intención de abrir mi columna hacia ese otro Camino de Santiago en nuestro otro ramal-camino, el de Aragón. Cuando acabe las comparaciones zaragozanas…

Luis Iribarren: 09/12.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...