16.11.15

Mancillar las buenas ideas con mala gestión. Noticias de Teruel

Con independencia de cuál sea nuestra ideología todos los que provenimos del medio rural, porque querríamos ver nuestros pueblos más vivos, divinizamos o al menos idealizamos cualquier ocurrencia/idea/mantra relacionado con el desarrollo rural. Nos hace concebir esperanzas. El anuncio de la renovación del Fondo Especial de Teruel —derivado de la foto leyendo de Aliaga, comparto que tan esclarecedora— me ha hecho reflexionar sobre algunas cuestiones de sempiterna actualidad en nuestro territorio más castellano y levantino, más fallero para tantas cosas.

Es claro, desde el punto de vista presupuestario, que un fondo inversor de esta naturaleza sería sencillo de evaluar desde la óptica del presupuesto por programas: las inversiones en infraestructuras públicas y su impacto. Así como las transferencias de capital, a empresarios y ayuntamientos, y el suyo. Cuando no se quiere hacer y se renueva a golpe de declaración política, sin cuestionarlo, claramente la evaluación positiva pasa a mejor vida.

Pero es que además en la gestión de estos fondos tan interesantes por definición nos encontramos con un totum revolutum interesado, con luces y sombras. Es un fondo que lo mismo se aplica a Motorland, que al interesante aeropuerto de Caudé, que al consolidado e itinerante Dinópolis, y también a la Denominación de Origen del Jamón, la asociación trufícola o un teleclub con tienda para que haya algo que comprar y beber en el Gúdar profundo.

En todo caso y puestos a evaluar como ciudadano me parece un golpe a la línea de flotación de las buenas o necesarias ideas de desarrollo rural desde arriba la mala gestión que se hace de algunas de las mismas. La nula selección de los empresarios gestores. Los desvíos en la gestión de caudales de origen público en la denominación jamonera, así como la certificación fraudulenta de jamones cuyo origen no son cerdos turolenses, genera en el principal motor endógeno de desarrollo de Teruel un aroma a desolación y a impostura. No sé cómo levantaremos de modo colectivo esta mala imagen. Lo que sí siento es que las buenas ideas mal o delictivamente gestionadas ensombrecen cualquier proyecto futuro necesario.

Si ponemos en valor la geología de Teruel o transformamos desde la provincia sus magníficas arcillas, si potenciamos su mundialmente singular y barato en la gestión observatorio espacial, ningún sindicato, partido o asociación estará en desacuerdo, pero el temor está allí. La importancia pasa a gravitar en a quién le daremos los mandos del juguete precisamente en Teruel. Ese aroma a frontera y truhanes que allí se gasta.

Os envío una imagen de la magnífica recuperación como espacio público de las antiguas canteras de arcilla que rodean Teruel. Un magnífico proyecto público que debería ser referente, como el Parque del Agua, para futuras intervenciones que pongan en valor paisajes degradados. Teruel con sabor a Arizona. Haiku y Sumie turolense.

12/11. Luis Iribarren.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...