28.12.14

Fin de la supresión de la ultraactividad de los convenios colectivos

Desde esta Zaragoza nuestra que tanto amamos los amigos de este blog, en un día como hoy, 28 de diciembre de dos mil catorce, estas líneas no pretenden ser una inocentada más, sino una reflexión serena y esperanzada sobre una de las herramientas más letales que, desde mi punto de vista, ha empleado el gobierno del PP contra la ciudadanía: La Reforma Laboral.

Estamos viviendo momentos convulsos, en los que la información o el ruido mediático no nos dejan valorar determinados hechos o acontecimientos en su justa medida. En estos días, gracias a la lotería, la Navidad, las decisiones judiciales que afectan a la más alta jefatura del Estado, etc., ha pasado desapercibida una sentencia dictada por la Sala de lo Social del Tribunal Supremo.

Dicha sentencia versa sobre un aspecto fundamental de la regresiva reforma laboral aprobada en 2012 (esa que ha hecho que la parte más débil, los trabajadores, hayan perdido gran parte de la tarta en el reparto de la riqueza, que ha pasado a manos, sin ningún tipo de mesura, de la parte más fuerte, los empresarios), es decir, sobre la anulación de la  ultraactividad  de los convenios colectivos, o lo que es lo mismo, la supresión de la prorroga automática e indefinida de la vigencia de los mismos, en tanto que las partes no llegaran a un nuevo acuerdo.

Cabe señalar la importancia de dicha sentencia, ya que siendo la primera vez que el Alto Tribunal se pronuncia sobre la materia, establece como contrario a derecho las actuaciones apoyadas en ese aspecto de la reforma, sentando jurisprudencia.

La modificación del artículo 86.3 del Estatuto de los Trabajadores, por el RD 3/2012, de 10 de febrero, de medidas urgentes para la reforma del mercado laboral,  estableció la supresión de la ultraactividad de los convenios que, recordemos, es un acuerdo entre partes. Vino a decir que si a la finalización del pacto alcanzado entre empresarios y trabajadores, no había acuerdo reflejado en un nuevo convenio o laudo arbitral, éste perdería automáticamente, al año de su finalización, su vigencia. Los empresarios, podrían entonces, aplicar unilateralmente a sus trabajadores condiciones laborales mucho más desfavorables que las anteriormente pactadas, llegando incluso a rebajar salarios de un día para otro o a anular derechos sociales conquistados por la negociación y la lucha sindical.        

Esta pieza clave de la reforma laboral del PP, continuación de la realizada por el Gobierno de Zapatero, dejó a los trabajadores indefensos ante empresarios sin escrúpulos o simples especuladores de la mano de obra. Devaluó sus salarios y sus derechos y debilitó la acción sindical en las empresas, haciendo prescindible la labor de las organizaciones sindicales. Además,  cambió de un plumazo el modelo de negociación colectiva, dejando en manos del empleador la voluntad de negociación, lo que en casi todos los casos, ha llevado indefectiblemente a ejercer presión para que la parte sindical aceptara sus condiciones impuestas, ante el temor de la aplicación de otras aún más desfavorables.

Ambas cuestiones, claves en el cumplimiento de los mandatos que emanaron de las instituciones europeas (a los que también se sometió el PSOE en sus últimos estertores en el gobierno), son reformas estructurales que en su conjunto han supuesto el empobrecimiento de los trabajadores y trabajadoras y el debilitamiento de sus organizaciones sindicales.

Paralelamente, parte de la riqueza así sustraída, iba a "subvencionar" las fechorías de la banca española, quien a su vez la ponía en manos de la gran banca europea, de los grandes poderes económicos y de algunos empresarios, adquiriendo éstos últimos gran poder con las desreguladas relaciones laborales. 

Círculo vicioso perfectamente calculado con la excusa de la crisis económica, a la que algunos llamamos estafa, y que ha trastocado, en una pequeña parte, la sentencia del Tribunal Supremo. Ello "obligará" a las fuerzas que detentan el poder a reproducir otra Ley Mordaza en aspectos laborales o, a darle una vuelta de tuerca a su reforma laboral.  Aunque el daño ya está prácticamente hecho, al tiempo, y les queda poco.

                                            Antonio Angulo Borque

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...