31.12.14

Este es “el reparto” de las infraestructuras para 2015. Aragón no existe

Esta imagen publicada en expansión.com es simpática para Aragón. No cabe duda al mirarla donde está Aragón, donde se esconde Aragón. Si trajéramos a un sueco y le explicáramos que en Aragón estamos hartos de que se nos olvide en las inversiones para infraestructuras y a continuación se le preguntará donde creía él que se encontraba Aragón, no dudaría en acertar a la primera.

Efectivamente Aragón es esa zona tan amplia donde no hay ninguna inversión. No nos hacen puertos, ni carreteras, ni puentes, ni ferrocarril ni aeropuertos. Menos mal que al menos aeropuertos no nos hacen. Pero no es porque tengamos muchos puertos o muy buenas carreteras ni un exceso de puentes ni unos ferrocarriles aceptables. No. Es simplemente por que Aragón no tiene en Madrid quien lo defienda.

Estas son las inversiones para el año 2015. Dice el título de la imagen que es el reparto de las infraestructuras. En Aragón no hay reparto, el mismo que reparte España para Portugal.

30.12.14

Carta a los Reyes Magos para que se atienda a las mujeres acosadas por sus parejas

Leo sorprendida que el partido que gobierna en España (y en Aragón) está planteando a nivel político incluir la instigación a la violencia de género como tipo delictivo dentro del Código Penal y pienso ¡ya era hora! ¿Qué ha estado haciendo ese Gobierno de España y, en la misma línea el Gobierno de Aragón en los últimos tres años para prevenir y, especialmente para atender a las mujeres acosadas por sus parejas? ¿En qué pensaban cuando reducían partidas de los sucesivos presupuestos públicos en materia de protección a las víctimas en un año en el que 58 mujeres y 5 niños y niñas han sido asesinados por sus parejas y padres respectivamente?
Cuando era pequeña mi padre me contaba cada 5 de enero que me preparara porque vendrían los Reyes Magos a casa a traer los esperados regalos, siempre que nos portásemos bien durante todo el año anterior, requisito sine qua non para su real llegada, estos ilustres personajes iluminaban nuestra imaginación infantil de manera que creíamos que todo es posible si verdaderamente se desea, así que, como este año todos y todas hemos sido muy buenos, ciertamente a la fuerza, me voy a arriesgar a pedir que nos traigan sus presentes: oro,  un poco de incienso para atenuar el mal olor a podrido que flota en el ambiente y mirra, que seguro que le damos alguna utilidad.
En cuanto al oro, nada de lingotes, que lo traigan en moneda de curso legal, cual lluvia de euros porque tenemos que enderezar muchas políticas erróneas, tenemos que invertir en la Escuela Pública, esa en la que se forman los ciudadanos y ciudadanas del futuro y han de hacerlo en igualdad, en el respeto mutuo entre ambos sexos, hay que impulsar programas para adolescentes, que entiendan las tecnologías como un método de comunicación, lejos de acosos cuyo incremento empieza a ser alarmante, hay que invertir en atención directa y efectiva hacia las mujeres maltratadas y sus hijos e hijas, más profesionales del derecho, de la psicología,  planes específicos de fomento de empleo, viviendas para que puedan escapar de sus agresores e iniciar una nueva vida libre de miedos y con esperanza en el futuro, hay que dotar de más medios a la policía, para que protejan adecuadamente y a los Juzgados, para que tengan el suficiente personal, tanto los de familia como los de violencia de género, evitando que las causas se dilaten y se produzcan daños irreparables durante el proceso, como los regímenes de visitas en caso de denuncias, donde los menores están corriendo un serio peligro, de hecho desde el 2007 han sido 37 los asesinados a manos de sus padres varones.
Me niego a cruzarme de brazos ante este importantísimo problema social, la violencia de género. La violencia de género no es una cuestión doméstica, es una vergüenza para una sociedad aletargada primero por los sucesivos gobiernos de mayorías de rodillo y luego por la crisis económica que hace que los sectores más vulnerables de la sociedad se recojan en lo más profundo en vez de salir a gritar basta ya.
Si tras la lamentable muerte de un hincha de un equipo de fútbol, desde las Administraciones Públicas se pueden tomar cartas en el asunto y adoptar las medidas que se consideran necesarias ¿¿¿¿Después de 63 víctimas en el año 2014 por violencia machista???? No basta con crear Observatorios de Violencia para cubrir el expediente, no es suficiente con decir hay que actuar, hay que hacerlo y ya, no se puede esperar más, resulta intolerable escuchar en las noticias que la mujer “no había denunciado”, como si fuera culpa suya que haya monstruos capaces de cometer una atrocidad de este calibre, que acosa y agrede destrozando la vida de quienes están a su lado.
Este es mi deseo para el año 2015, lo que le pido a los Reyes Magos de Oriente, a los de verdad, a esos que se convierten en Majos con las faltas de ortografía, a los que montan camellos de cuatro patas y no elefantes, y si además consiguen que en mayo tengamos un cierzo de esos que son capaces de cambiar la marea azul por otra en la que predominen el rojo y el amarillo, pues mucho mejor.
(Y aunque ya no creas en los Reyes Magos espero que compartas este deseo, también tienes posibilidad de actuar, de cambiar las cosas, sal a la calle , reivindica, lucha, grita, escribe, opina, exige responsabilidades, no te quedes en casa, vota) 
Carmen Alloza

¿Por qué el Año Nuevo empieza el 1 de enero? ¿Qué tiene que ver Aragón en la historia?

Ahora en todo el Mundo Occidental el año empieza el 1 de enero, pero no siempre ha sido así… 
Todo empezó en Aragón.
En el marco de las Guerras Púnicas entre las dos grandes potencias del momento, los romanos llegaron a la Península Ibérica (Ampurias) en el 218 a.C. con el fin de cortar los suministros a los cartagineses. Pero, pronto, se internaron hacia el Valle del Ebro. No siempre imponiéndose por las armas sino (casi siempre) por medio de acuerdos con los pobladores de ese espacio, los romanos favorecían el comercio, mejoraban las técnicas agrícolas y ganaderas, impulsaban las infraestructuras, pero —eso sí— a cambio del sometimiento y el pago de tributos a Roma. Lo que, en ocasiones, fue fuente de conflictos, como el levantamiento de los habitantes de Complega (junto al Moncayo) frente a Roma (180 a.C.).
En esa época, el Valle del río Perejiles era la vía de comunicación natural entre el Valle del Ebro y la Meseta y allí se asentaba la ciudad celtibérica de Ségeda (en torno a la actual Mara, en la Comunidad de Calatayud). Ségeda quiere decir “la poderosa”, pues era núcleo urbano clave, siendo la mayor de los pueblos celtíberos y con cierto desarrollo económico y científico (tenía un observatorio astronómico). Tal fue su importancia que, con el tratado de Graco (179 a.C.), Roma le concedió la capacidad de ser la primera ciudad celtibérica en acuñar moneda de plata y ejercer un dominio urbano en un amplio territorio a cambio de pagar impuestos  y no crear nuevas ciudades en su amplio territorio.
Con el florecimiento de la ciudad, ésta creció en población, y los segedenses decidieron ampliarla (155 a.C.) y —como cuenta el historiador griego Diodoro Siculo—, “…el Senado romano, desconfiando de su creciente poder, envió emisarios para impedirlo en nombre de los tratados (…). Contestó a esto uno de los ancianos llamado Caciro, que los tratados prohibían construir nuevas ciudades, y que ellos no fundaban una ciudad sino que reparaban una ya existente, con lo que nada hacían ni contra los tratados ni contra la común costumbre de todos los Hombres”. Era el mes de diciembre.
En ese tiempo, el calendario anual se iniciaba el 1 de marzo, el mes que empieza la primavera, el ciclo anual natural. Por eso septiembre se llama así: era el séptimo mes; octubre el octavo, noviembre el noveno y diciembre el décimo.
Por otro lado, sabían los segedenses que Roma no disponía de suficientes tropas en Iberia para vencerlos y que, para organizar una leva en el Imperio, debían celebrarse elecciones anuales de magistrados, lo cual tenía lugar a principios de año (en marzo), lo que suponía que tenían casi nueve meses (el periodo desde la organización de la leva, organización del ejército, embarcar las tropas, llegar al Valle del Ebro,…) para levantar la muralla y organizar la defensa y, además, la llegada de las tropas romanas coincidiría con el fin del otoño e inicios del crudo invierno de las Sierras Ibéricas, lo que dificultaría la adaptación romana frente a los segedenses.
La respuesta de Roma fue tan contundente como sorprendente. Rompiendo la tradición, decidieron empezar el año inmediatamente, el 1 de enero, con lo que se adelantaba la elección de magistrados, la organización del ejército y la llegada a Segeda (que sería en torno al verano). Nombraron cónsul a Fluvio Nobílior y formaron un ejército consular completo (hasta 30.000 efectivos —dos legiones romanas de 6.000 soldados, otros 6.000 auxiliares itálicos y un cuerpo de caballería de 5.000 jinetes—, el doble de lo habitual en las grandes guerras de la época).
El historiador Apiano nos cuenta que “…los segedanos, sin dar remate a la construcción de la muralla, huyeron”. Y organizaron una sangrienta emboscada donde los muertos de ambos bandos fueron cercanos a los 20.000. “…estos sucesos tuvieron lugar el día de la procesión a Vulcano (el 23 de agosto). Por eso, desde aquel tiempo, ningún general romano quiso comenzar un combate voluntariamente ese día”.
La guerra continuó y los pueblos celtas e íberos de la Península Ibérica fueron sometidos y paulatinamente romanizados.
Pero esa, es otra historia.
                                                        Jorge Marqueta Escuer.

¿Quien dijo que la vivienda en Zaragoza es cara?

Publicaba en la anterior entrada los precios medios de las viviendas de segunda mano en Zaragoza. Y picando en mi curiosidad he mirado algunos ejemplos. Curiosos casos, sin duda. No digo el lugar para no hacer publicidad, pero estamos hablando de un lugar que hace 6-8 años estaba casi de moda irse a vivir allí.

A muy pocos kilómetro de Zaragoza tenemos a la venta un adosado de 150 m2 con dos baños, terraza, garaje, armarios empotrados. Bodega y sin estrenar por 94.500 euros negociables.

En la misma zona podríamos comprar otro adosado con 3 dormitorios y dos baños, jardín privado de 45 metros más unos 140 metros de vivienda, con trastero y piscina comunitaria por 106.000 euros.

O incluso por 108.000 euros un adosado de cuatro plantas y tres dormitorios más dos baños completos y un aseo, buhardilla, solárium, garaje, jardín privado, piscina comunitaria, 155 metros de los que 140 son útiles, armarios empotrados y muy poco usado.

Y si quiere un adosado más grande con 190 metros útiles (200 construidos) más jardín privado de 50 metros y piscina comunitaria con jardines, barbacoa en jardín privado, bodega con chimenea, buhardilla y dos garajes el precio sube hasta los 119.000 euros negociables.

Precio medio vivienda segunda mano en los distritos de Zaragoza

Si desea comprar o vender una vivienda en Zaragoza ciudad no está de más que conozca el precio medio de estos pisos de segunda mano según los barrios de Zaragoza. Publicados estos datos por idealista.com nos indican la tendencia desde el inicio de la crisis o desde el último mes, y la media del precio por metro cuadrado según zonas, lo que nos permite saber también la diferencia de precios según en qué zona se encuentre la vivienda.

Vemos que la zona de Romareda Polígono Universidad es la más cara. Y que Torrero la Paz y Delicias son las más baratas de media. Podemos ver también la enorme bajada media del total de la ciudad, que ha pasado de los 3.146 euros el metro cuadrado de media en el cuatro trimestre del año 2007 a los actuales 1.447 euros el metro cuadrado en diciembre del año 2014. Una bajada del 54% en estos tiempos de crisis.

29.12.14

Ejemplo práctico de las "supermanzanas" urbanas

En el camino de humanizar las ciudades han ido surgiendo como proyecto que ya está asentado en algunas ciudades las supermanzanas que en Zaragoza ha planteado CHA como opción interesante para trabajar un nuevo concepto de crear islas dentro de los barrios tradicionales, donde la peatonalización, la calma, el uso de la calle, sea diferente y más humano. No es solo retomar el concepto de manzana como núcleo urbano, sino de también rodearlo de un sistema de cambios que hagan al ciudadano protagonista de su hábitat más cercano.

En estos momentos ya se está trabajando en Barcelona con barrios tan importantes como el Eixample, Sant, Poblenou o Glòries, pero ya funcionan en Vitoria, La Coruña, El Ferrol o El Prat de Llobregat en España. La idea es crear unidades de población con personalidad propia, dentro de las ciudades, barrios autosuficientes que sean cómodos de habitar.

La idea no es solo la de retirar los coches de ciertas zonas, la de suprimir el tráfico de calles que ahora tienen muy poco y convertirlas en peatonales y uso ciclista, sino también la de recuperar espacios para el uso lúdico y de ocio, calmar zonas, crear espacios para el descanso, instalar mobiliario urbano, zonas verdes y arte que sirva para un nuevo concepto de calle, e incluso dar prioridad al comercio de proximidad, a los servicios que hagan a estas zonas además de núcleos centrales de los barrios, zonas autosuficientes para todos sus habitantes. Es también modificar los transportes urbanos que deben rodear esas supermanzanas, dotar de centralidad de servicios públicos y privados ciertas zonas elegidas para ello, modificar velocidades de tráfico y control de los semáforos en aquellas zonas que así se diseñen. No es pues, un elefante que entre a pisotones en un proceso peatonalizador.

Es decir, dotar de dos modelos de circulación en las calles de las ciudades. Una circulación continua en las calles principales y una circulación muy lenta de un máximo de 10 km hora para las calles interiores de los barrios, más un aumento de las calles y zonas que se convierten en peatonales y para bicicletas. A cambio de todo ello hay que dotar a las ciudades de mejores salidas y entradas a la periferia con cinturones circulares y un servicio de transporte urbano de alta calidad y bajo precio.

Pero además el trabajo se debe ampliar a modificar el paisaje urbano, modificar los tipos de iluminación en esas zonas, incluso aumentar la confortabilidad de las zonas con sombra en verano y zonas que eviten los fríos aires en invierno, creando zonas de relax, de juegos infantiles, pequeños auditorios, zonas deportivas de calle, espacios para comercios desmontables, zonas de tierra para bailar o reunirse o jugar, zonas de convivencia para dialogar, cafeterías callejeras, etc. buscando espacios de unos 2.000 metros cuadrados que sirve de punto de atracción dentro de la totalidad de la supermanzana.

El trabajo participativo de los vecinos es primordial e imprescindibles. Los ayuntamientos deben marcar las herramientas, la elección de zonas, y poner a disposición de los vecinos, a los técnicos de diseño urbano; pero al final el trabajo debe ir acompañado de unas confluencias con las personas que al final tendrán que usar estas zonas, pues hacer algo en contra de sus criterios no serviría para lo mismo. Tanto Asociaciones de Vecinos como comerciantes y vecinos en general deben participar en los diseños finales, aportando ideas y necesidades, ayudando a cuidar todo el proceso antes y sobre todo después. Es un nuevo concepto de ciudad, de descentralización de servicios y usos, para humanizar zonas y asentar a las personas en sus barrios.

Algunas zonas de estas calles interiores de las supermanzanas no pueden perder el tráfico en su totalidad, para dar acceso a garajes o para permitir el acceso a cargas y descargas o a vehículos de seguridad. Esto se resuelve con sistemas movibles de acceso para la entrada y salidas, nunca para la circulación entre diversas calles. O con la instalación de puntos de centralidad para aparcamientos específicos.

Voy a poner un ejemplo sencillo, que no tiene nada que ver con las zonas de actuación en Zaragoza, sino con mi propio conocimiento de la zona. Sería una explicación sobre el terreno de en qué consiste estos procedimientos, y para ello he elegido una zona que por mis responsabilidades políticas, conozco bien. El entorno de la Plaza de la Albada.


En la primera imagen vemos el estado actual de la zona


En la imagen segunda he marcado en rojo el perímetro de actuación y en ámbar las zonas sobre las que sería necesario un cambio de uso.


En la tercera imagen vemos ámbar la suma de las actuaciones más las zonas que ya son de uso público, más en crema las zonas que son servicios.

Insisto que este ejemplo es solo una explicación del tipo de actuaciones que se pueden intentar y en nada significa que sea un ejemplo válido. O si.

¿Y qué se hace ahora con todos estos espacios recuperados para el uso de las personas? Pues las ideas pueden ser cientos, y es aquí donde los vecinos deben entrar el análisis junto a los técnicos municipales. Sin duda hay que cambiar el concepto de calle peatonal que hasta ahora hemos realizado en Zaragoza, calle peatonal que resulta fácilmente reversible. Las calles peatonales deben diseñarse para que sean ya parte del uso, no trazos vacíos a los que simplemente hemos retirado el tráfico.

Pero hay un gran problema que está escondido en mi explicación hasta este momento. No será problema el tráfico que se suprime, pues son zonas interiores con muy poco tráfico y muy poca afección a garajes. El grave problema es que se perderían (en el ejemplo que os he puesto) 320 plazas de aparcamiento. Tenemos que elegir entre disponer nuestras calles públicas como aparcamientos privados o disponerlas como elementos de descanso y ocio. Pero sin duda hay que buscar solución a las plazas de aparcamiento que se pierden. Nunca es posible crear una solución a costa de crear otro problema.

En Europa la solución viene dada por garajes en varias plantas sobre superficie y junto a los accesos de las zonas peatonales, lo que supone una inversión y un coste. Coste de uso muy distinto para los residentes que para los usuarios esporádicos. Si nos parecen planteamientos complejos, basta recordar para terminar que en muchas ciudades de Europa ya se está planteando como anchura mínima en zonas interiores de los barrios los cinco metros como objetivo a alcanzar en el menos tiempo posible, restando siempre espacio de anchura a la calzada que en estos momentos quien más espacio ocupa en la relación urbana entre todos los integrantes de la comunidad, mientras que en realidad es quien menos ciudadanos utiliza excepto por y con sus sistemas públicos de transporte urbano.

28.12.14

Políticas municipalistas en los diseños de las ciudades (03)

Como equivocación en el urbanismo inútil al que me refería en la anterior entrada sobre el Urbanismo, tenemos en Zaragoza el ejemplo del Pabellón Puente de la Expo 2008. Carísimo pero además inútil por varios conceptos. No es hoy un puente que sirve para comunicar zonas, no parece una pasarela abierta, no sirve como contenedor de exposiciones excepto puntualmente, incluso da la sensación de no estar realizado para su durabilidad. Puede resultar estético pero una ciudad nunca puede invertir barbaridades en un elemento que simplemente decore. Es pues un claro error urbano en tiempos de despilfarro.

En España tenemos 63 ciudades de más de 100.000 habitantes. Esto representa que sobre un 38% de los españoles vivimos en ciudades de más de este tamaño. En el mundo esta cifra es superior al 50%. Pero esta cifra mundial era del 30% en el año 1950, o del 14% en el año 1900. El crecimiento del tamaño de las ciudades parece imparable a costa de la pérdida de población de las entidades menores. Hay pues que diseñar pensando en esta inevitable realidad, aunque nos moleste sobremanera.

Asociamos vivir en una gran ciudad con la pérdida de calidad de vida, pero las personas se mueven hacia las ciudades, incluso más hacia las ciudades grandes pues las posibilidades de vida son mayores. Pero eso no debe querer decir que tenemos que admitir la pérdida de calidades de vida de forma inevitable. Ni tampoco que tengamos que diseñar las ciudades como si fueran la suma de muchas entidades menores. Una ciudad que solo sea la suma de muchos barrios es una ciudad sin personalidad, sin sentido urbano de unión, de fusión, de identidad propia. Los barrios tienen que poseer personalidad propia, pero por encima de todos ellos la ciudad debe marcar el ritmo, el sentido, el sello de calidad.

Y en ese diferenciación entre ciudad y barrios es donde estriba gran parte del éxito o fracaso de las ciudades como entes válidas. Hay ciudades donde un solo barrio, a lo sumo dos, parece que se han comido la personalidad de la ciudad. Pero en realidad lo que ha sucedido es que la ciudad gira y se abre sobre esos barrios por motivos generalmente turísticos. La ciudad aparece casi como dormitorio que abraza a un motor de éxito. Con un grave problema que no siempre se detecta. Si falla el motor de atracción, se hunde la ciudad. Suelen ser ciudades pequeñas que en realidad no necesitan más de un polo de atracción.

Ejemplos leves tenemos en España con ciudades como Cáceres o Toledo y sus zonas históricas que serían la mejor utilización de un barrio como atractivo urbano y vital. Emplear el barrio céntrico como punto de referencia.

Las ciudades grandes en cambio optan por diversificar sus puntos de personalidad entre diversas zonas de su desarrollo urbano. El ejemplo de Zaragoza es aquí un ejemplo a analizar.  Barrio 1: Zona histórica. Barrio 2: Zona artística. Barrio 3: Zona moderna de Congresos. Barrio 4: Zona tecnológica y digital. Son líneas sobre el diseño urbano que configuran diversos usos añadidos para darle valor y personalidad a la ciudad. Quedaría por terminar de diseñar un Barrio 5: Zona verde, a la que podrías aspirar varios barrios zaragozanos si se les prestara un cuidado que hoy no se presta a las extensiones verdes que ya existen. Seguiremos…

Fin de la supresión de la ultraactividad de los convenios colectivos

Desde esta Zaragoza nuestra que tanto amamos los amigos de este blog, en un día como hoy, 28 de diciembre de dos mil catorce, estas líneas no pretenden ser una inocentada más, sino una reflexión serena y esperanzada sobre una de las herramientas más letales que, desde mi punto de vista, ha empleado el gobierno del PP contra la ciudadanía: La Reforma Laboral.

Estamos viviendo momentos convulsos, en los que la información o el ruido mediático no nos dejan valorar determinados hechos o acontecimientos en su justa medida. En estos días, gracias a la lotería, la Navidad, las decisiones judiciales que afectan a la más alta jefatura del Estado, etc., ha pasado desapercibida una sentencia dictada por la Sala de lo Social del Tribunal Supremo.

Dicha sentencia versa sobre un aspecto fundamental de la regresiva reforma laboral aprobada en 2012 (esa que ha hecho que la parte más débil, los trabajadores, hayan perdido gran parte de la tarta en el reparto de la riqueza, que ha pasado a manos, sin ningún tipo de mesura, de la parte más fuerte, los empresarios), es decir, sobre la anulación de la  ultraactividad  de los convenios colectivos, o lo que es lo mismo, la supresión de la prorroga automática e indefinida de la vigencia de los mismos, en tanto que las partes no llegaran a un nuevo acuerdo.

Cabe señalar la importancia de dicha sentencia, ya que siendo la primera vez que el Alto Tribunal se pronuncia sobre la materia, establece como contrario a derecho las actuaciones apoyadas en ese aspecto de la reforma, sentando jurisprudencia.

La modificación del artículo 86.3 del Estatuto de los Trabajadores, por el RD 3/2012, de 10 de febrero, de medidas urgentes para la reforma del mercado laboral,  estableció la supresión de la ultraactividad de los convenios que, recordemos, es un acuerdo entre partes. Vino a decir que si a la finalización del pacto alcanzado entre empresarios y trabajadores, no había acuerdo reflejado en un nuevo convenio o laudo arbitral, éste perdería automáticamente, al año de su finalización, su vigencia. Los empresarios, podrían entonces, aplicar unilateralmente a sus trabajadores condiciones laborales mucho más desfavorables que las anteriormente pactadas, llegando incluso a rebajar salarios de un día para otro o a anular derechos sociales conquistados por la negociación y la lucha sindical.        

Esta pieza clave de la reforma laboral del PP, continuación de la realizada por el Gobierno de Zapatero, dejó a los trabajadores indefensos ante empresarios sin escrúpulos o simples especuladores de la mano de obra. Devaluó sus salarios y sus derechos y debilitó la acción sindical en las empresas, haciendo prescindible la labor de las organizaciones sindicales. Además,  cambió de un plumazo el modelo de negociación colectiva, dejando en manos del empleador la voluntad de negociación, lo que en casi todos los casos, ha llevado indefectiblemente a ejercer presión para que la parte sindical aceptara sus condiciones impuestas, ante el temor de la aplicación de otras aún más desfavorables.

Ambas cuestiones, claves en el cumplimiento de los mandatos que emanaron de las instituciones europeas (a los que también se sometió el PSOE en sus últimos estertores en el gobierno), son reformas estructurales que en su conjunto han supuesto el empobrecimiento de los trabajadores y trabajadoras y el debilitamiento de sus organizaciones sindicales.

Paralelamente, parte de la riqueza así sustraída, iba a "subvencionar" las fechorías de la banca española, quien a su vez la ponía en manos de la gran banca europea, de los grandes poderes económicos y de algunos empresarios, adquiriendo éstos últimos gran poder con las desreguladas relaciones laborales. 

Círculo vicioso perfectamente calculado con la excusa de la crisis económica, a la que algunos llamamos estafa, y que ha trastocado, en una pequeña parte, la sentencia del Tribunal Supremo. Ello "obligará" a las fuerzas que detentan el poder a reproducir otra Ley Mordaza en aspectos laborales o, a darle una vuelta de tuerca a su reforma laboral.  Aunque el daño ya está prácticamente hecho, al tiempo, y les queda poco.

                                            Antonio Angulo Borque

27.12.14

Esto es Aragón, aunque sean datos negativos que hay que mejorar

Inevitablemente los datos que sobre Aragón voy a dejar a continuación son muy malos. Demográficamente indican una enfermedad muy importante, que va en aumento, y para la que no tenemos solución ni sencilla ni complicada, excepto que cambien muchos conceptos y sentimientos, tanto a nivel nuestro como a nivel estatal. Las políticas demográficas han sido un auténtico desastre y Aragón se está convirtiendo en un enorme desierto imposible de gestionar y mantener con servicios incluso básicos, si tienen que ser comparables al resto de nuestros ciudadanos. O tomamos conciencia de que este problema es muy serio y muy complejo, y por ello nos ponemos a trabajar con urgencia a todos los niveles, o inevitablemente Aragón desaparecerá como concepto humano, no como territorio geográfico casi vacío.

De los 731 municipios que hay hoy en Aragón, 67 de ellos tienen menos de 100 personas empadronadas. Muchas localidades más, tienen menos de 100 personas viviendo en invierno. Otras 551 localidades más tienen menos de 1.000 habitantes que es la cifra considerada punto de calidad suficiente de vida y sentido urbano. La edad media de unas 500 localidades de Aragón está en un punto de casi no retorno, condenadas en el medio plazo a desaparecer.

Del total de los 731 municipios de Aragón, 481 han perdido habitantes desde el año 2000 y solo 80 han logrado crecer en al menos 100 habitantes empadronados, solo 24 en más de 1.000 habitantes.

De los casi 143.000 habitantes que ha logrado ganar Aragón en estos años, el 48% ha sido en aumento para Zaragoza.

Las veinte localidades que más habitantes han logrado ganar en esta década son por orden: Zaragoza, Cuarte, Utebo, Huesca, Teruel, María de Huerva, La Puebla de Alfindén, La Muela, Alcañiz, Calatuyud, Fraga, Monzón, Zuera, Barbastro, La Almunia, Caspe, Pinseque, Jaca, Cadrete y Alagón.

Las veinte localidades de Aragón con más habitantes censados y en orden son: Zaragoza, Huesca, Teruel, Calatayud, Utebo, Monzón, Barbastro, Ejea, Alcañiz, Fraga, Jaca. Cuarte, Tarazona, Sabiñánigo, Caspe, Binefar, Andorra, Zuera, La Almunia y Tauste. Estas 20 localidades representan el 73,4% del total de habitantes de Aragón.

Si cogemos las 40 localidades de Aragón más grandes, estas representan el 79,8% de la población total, dejando para las 691 restantes el 20,2% de la población. Solo 111 localidades de las 731, tienen más de 1.000 habitantes censados.

En el año 1900 había en España 18.616.630 personas censadas. En el año 2013 somos 46.704.314. Hemos aumentado como país en casi un 251%. Aragón en el mismo periodo ha pasado de los 928.117 habitantes a los actuales (1 de enero 2013) 1.347.150 personas censadas. Un aumento del 45,1%. Si hubiéramos tenido el mismo aumento medio de España en estos momentos Aragón tendría 2.329.574 habitantes. Nos faltan pues un millón más de aragoneses, que no han venido a Aragón pero si han ido a otros territorios de España.

El irreal mensaje Real de Navidad

Cuentan que en 1932 el rey Jorge V a través de la BBC lanzó el primer mensaje navideño “para todos aquellos súbditos del Imperio Británico que solo los pueden alcanzar las voces por el aire”. Desde ese momento, todos los Jefes de Estado y de Gobierno se han ido apuntando a tan efectiva forma de dirigirse a sus ciudadanos (en las Repúblicas) o súbditos (en las Monarquías), primero por la radio, después por la televisión.
Cada 24 de diciembre, el Rey se dirige a sus súbditos españoles y, al día siguiente, la prensa cortesana y los partidos monárquicos se deshacen en alabanzas. Siempre es excelso en la forma y excelente en el fondo; este año hemos cambiado de Rey, pero el discurso es muy parecido y los excesos cortesanos y laudatorios también. Solo hace falta tirar de hemeroteca: los epítetos ¡¡¡¡son los mismos!!!!.
Seguramente, el texto lo revise o lo redacte el Gobierno conjuntamente con la Casa Real y siempre contiene algunos elementos que el Gobierno quiere comunicar y, por lo tanto, podrían estar sujetos a la legítima crítica política, pero la figura del Rey es intocable, está por encima del Bien y del Mal y, como un semidios, no está sujeta a la crítica para el coro de aludadores. La Monarquía está basada en una ficción absurda, irreal y antidemocrática. Un miembro de la Casa Real no se equivoca, siempre acierta. Al fin y al cabo, la Monarquía es un vestigio del pasado imposible de casar con las ideas de Igualdad. Un miembro de la Casa Real es un ser sin mácula adornado de cuantas virtudes imaginarse pueda. No tienen defectos, no se divorcian (interrumpen la convivencia), no se corrompen (los presuntos corruptos son los consortes) y siempre causan admiración en cualquier lugar donde van. Un miembro de la nobleza es desigual por definición, por derecho de sangre, por hechos de armas familiares pretéritos, por traiciones, por intrigas, por lo que sea, y está por encima de sus súbitos. Lo cual, para mí, es un disparate conceptual.
Por ejemplo, el primer Borbón que accedió al trono de Francia (Enrique IV) lo hizo abjurando del protestantismo y convirtiéndose al catolicismo, traicionando a sus súbditos y sus ideas –se le atribuye la frase: “París bien vale una misa”-; la entrada de los Borbones en el Estado Español fue por derecho de conquista, a sangre y fuego, derogando la tradición “federal” como marco de convivencia –los Fueros y Libertades de Aragón, por ejemplo- y constituyendo el inicio del fracaso del Estado Español como proyecto común. A partir de allí, es una dinastía preñada de palurdos, corruptos, iletrados y felones (Carlos IV y Fernando VII, que renunciaron a sus derechos dinásticos a favor de José I y faltaron a su palabra, el propio Fernando VII que juró defender la Constitución y lo primero que hizo fue derogarla; Isabel II y los negocios oscuros de miembros de la Casa Real en obras y adjudicaciones); personajes que no dudaron en apoyar cualquier dictadura (Alfonso XIII, que auspició la Dictadura de Primo de Rivera –al que llamaba el “Mussolini español” y se autodenominaba “falangista de primera hora”; el pretendiente Juan ferviente fascista desde los años treinta, relacionado con el nazismo y con una fortuna de origen no del todo claro; el propio Juan Carlos I, franquista mientras vivió Franco y “demócrata de toda la vida” cuando hizo falta, siguiendo la honda tradición familiar de traicionar las propias ideas, ayer espejo de virtudes y hoy escondido en un retiro dorado del que nada se dice…
No conozco a Felipe Borbón, pero estoy seguro que tendrá virtudes… y defectos, como tú y como yo. Ni más, ni menos. 
Jorge Marqueta Escuer 

26.12.14

Aragón vuelve a ser engañada ¿Y cuantas veces van?

Con los nuevos mecanismo de financiación autonómica, el total de territorios de España obtendrán un ahorro según el Real Decreto Ley de medidas de sostenibilidad de las comunidades autónomas y entidades locales de 7.400 millones de euros. Jodo petaca ¿verdad?

Pues a Aragón le corresponden 83,8 millones. Es decir un 1,13% del total.

Como somos el 2,87% de la población total de España y Aragón ocupa, tiene el 9,4% del total del territorio, pues chicos, creo que nos han vuelto a tangar pasta gansa. Eso si, volveremos  a salir en la foto con cara de pavos y sonriendo, pues a nosotros no nos llaman a la Moncloa.

Y efectivamente, volveremos a votar a partidos que dependen de Madrid que es quien reparte la pasta gansa, esa que nunca llega a Aragón. Vamos, que somos unos benditos.

Nota.: La noticia es de El Heraldo, así que es casi seguro que será verdad.

La Tribu de Rorro se junta alrededor de las cazuelas, el fuego y el vino

En esta Zaragoza nuestra tenemos vida urbana de todo tipo, incluida vida ancestral, vida de tribus antiquísimas que solo quieren seguir notando que están vivos.

La Tribu de Rorro es de eses ejemplos que solo se podían dar en Torrero, uno de los barrios de Zaragoza con más vida de todo tipo, incluida la de las tribus viejas. Tanto, que incluso celebran el Solsticio de Invierno con cazuelas, vino y cantos de tabernas. 
 
A mi me han dicho que van vestidos de verdad, no con taparrabos, pero esto nunca se sabe hasta que acudes a la AV. Venecia en la calle Granada 43, y lo ves con tus propios ojos. Daros cuenta que van a celebrar un Solsticio y allí está todo permitido si es bueno y positivo.

Políticas municipalistas en los diseños de las ciudades (02)

Cuando diseñamos ciudades —algo que hacen los políticos y los técnicos constantemente aunque los Planes de Ordenación Urbana sean cada década (más o menos)— estamos siempre pensando en la política urbana del futuro de esa ciudad. Pero es cierto que no siempre en el mismo futuro. No es lo mismo pensar en una ciudad para dentro de 10 años que en una construcción de ciudad para dentro de 50 años. Tanto por el volumen de los cambios o transformaciones como por el tipo de decisiones.

La orografía y la historia van configurando las ciudades como lienzos sobre los que muchas decisiones van dejando brochazos y en alguna ocasión pinceladas suaves. La suma de todas ellos tienen por obligación que configurar una obra que se lea con facilidad. Que sea barata de mantener, que sea cómoda, amable, suficiente, y a ser posible elegante y bien estructurada. Que sea agradable de habitar. Es decir, que esté pensada para las personas.

En la medida en que las ciudades crecen muy rápido los brochazos son bastos y dejan borrones que luego no hay quien sepa limpiar. Si la ciudad ya es grande antes de ponerse a crecer sin control, los manchones suelen ser brutales. Zaragoza apasionó su crecimiento con la entrada del siglo XXI y tuvimos dos suertes. Que se paró y que duró poco el boom (de explosión) que sufrimos todos. Y aun así se cometieron errores graves que nos costará limpiar. No doy nombres.

Pero Zaragoza debe seguir mirando la futuro, como es la obligación de todos. Del futuro temporal y del futuro como oportunidad de mejorar. Siempre pensando en las personas que ahora y después habitarán esta ciudad. Nada es posible entender en urbanismo si no es realizado pensando en su uso ciudadano. Una ciudad tiene que estar llena de personas, toda actuación urbana tiene que hacerse pensando en que hay que llenarla de usos personales. Cualquier idea para una ciudad si descuida su uso ciudadano no sirve para nada. Ni estéticamente sirve.

25.12.14

Nos toca unos días sin internet. Debe ser la gripe tecnológica

Este blog recibió ayer un regalo que os dejo en la imagen y un corte en internet que me obligó a cambiar algunos planes. La tecnología a veces se cae y te retrocede en los tiempos sin preguntar. Está siendo como quedarme en los años 80: sin teléfono fijo, sin internet y con la tele a medio gas. Pero estoy seguro que en breve podremos seguir hablando de Zaragoza y Aragón, pues espero que mañana podré volver a sentirme atado a las redes. He vuelto a descubrir que leer simplemente por placer también es sumamente interesante.

23.12.14

¿De verdad era necesaria una Ley Mordaza?

Reminiscencias del pasado sobreviven y lo que es peor son alimentadas por un gobierno más preocupado en silenciar las  quejas de las personas que quieren ser escuchadas, que por intentar resolverlas.

La nueva Ley Mordaza, en términos más suaves Ley de la Seguridad Ciudadana del PP, no deja de ser la excusa para  prohibir el derecho a manifestarse que tiene la ciudadanía, algo impropio de un país democrático.

¿Cómo puede imponerse la palabra de un policía antidisturbios (con todos mis respetos) frente a  la de un juez? Pues la opinión del policía es suficiente para ser multada una persona hasta con 30.000 euros.  Por grabar, fotografiar a un policía o evitar un desahucio vas a la cárcel sin juicio alguno y esto contrasta con la defensa —en muchos casos costeada por todos— a eternos imputados, personajes corruptos y corruptores de la vida pública que han robado a manos llena sin devolver un euro. 

La desfachatez es mayor en tan ¿fascista ley? al dejar como única salida  la apelación a través del recurso común; eso sí,  los gastos que conlleve dicho recurso, a cuenta del osado manifestante.

¿A qué viene tanta dureza en un estado cuando el 99%, de las decenas de manifestaciones y miles de ciudadanos manifestantes que a diario salen a las calles de pueblos y ciudades son pacificas y sin altercados? Ni siquiera el propio sindicato de policía está de acuerdo en tenerlas que cumplir.

Ampararse en la actitud de algún desalmado, no puede penalizar a todas esas gentes que solo desean ser escuchadas por un gobierno que hace oídos sordos

                                                                        Daniel Gallardo Marín

22.12.14

En Aragón, como somos pocos, somos poco

Hay veces que los titulares son de una intranquilidad absoluta. Estas palabras de Susana Díaz que aparece como la dueña del PSOE mundial, asegurando incluso que no le ha preguntado Mariano Rajoy por el Secretario General de su partido, son de miedo.

Primero hay que decir que si le preocupa más España que el PSOE, jodo como debe estar España. Para a continuación apuntar que le está haciendo un flaco favor a España pero sobre todo al PSOE. Un aplauso a Rajoy por el titular y a los periodistas por la imagen donde Mariano aparente calma, chata, que yo lo controlo todo, y eso que es un titular de El País.

Pero si a eso le añadimos la foto de una Andalucía que va a Madrid a pedir lo suyo, hacia una Europa que debe repartir, uno se pregunta enseguida qué hay de lo nuestro, de lo de los demás. ¿O acaso a los que no nos reciben en las escaleras no tenemos derecho a recibir caramelos de Europa?

Volvemos a la siempre barbaridad de que en Aragón como somos pocos, somos poco.