29.2.16

Aragoneses singulares: Antonio Lasheras y su arqueología

La entrada de hoy es una entrada obituario. Decíamos ayer acerca de la importancia de Labordeta en los corazones de los hijos de la emigración aragonesa… También sería sin conocerlo para José Antonio Lasheras, nacido en Barcelona pero tan ligado, como tantos otros aragoneses ius sanguini, a Uncastillo, lugar de procedencia de sus padres.

Su temprana y repentina muerte me han asaltado en este fin de semana también gélido por causa de esta pérdida que no puede pasarle desapercibida a nuestra sociedad por su componente simbólico.

Como en otros casos, en el caso de Lasheras podríamos haberle tratado relativamente mal desde Aragón a este ilustre emigrante. Dado que no somos en general lo suficientemente agradecidos. Pero Heraldo y nosotros sí lo vamos a tener presente, como también lo tuvo de forma modélica su lugar de origen. Puesto que nunca se sabe todo lo que de modo impagable nos regalan cuando veranean en nuestro país, de modo sutil indirecto, aragoneses como José Antonio. No vienen para eso sino para ser anónimos por unos días y disfrutar con sus amigos panadero, peluquera o pastor. En pie de igualdad.

Uncastillo-Los Bañares: restos del acueducto. No es un círculo de piedra

Respecto a qué hizo en la vida, Lasheras fue el responsable del cierre de Altamira y creación de la cueva virtual, para proteger la primera, que ahora es visitable. Junto con su museo de interpretación. Único lugar al que yo he podido acceder como tanta gente en el complejo. Estaba claro que una persona con ese bagage sería igualmente válida para Aragón. Sabiamente se circunscribió a Uncastillo.

Así y en cuanto a su relación con su pueblo de procedencia, era vocal particular de la interesantísima Fundación Uncastillo, para la divulgación de Los Bañares y el románico, impulsada por la impagable asociación cultural “La Lonjeta”, que todos los municipios aragoneses con singular pasado deberíamos clonar. Estoy seguro que estaría detrás soplando cierzo a todo el precioso trabajo hecho en el yacimiento que se acompaña.

Descanse en paz. Le dejamos con sus ruinas que tanto amaría. El especial asentamiento-acueducto rural de Los Bañares citado, sito entre Sádaba y Uncastillo. Mi siguiente escapada de Zaragoza será su visita y una caña en honor de este aragonés patrimonio de la aragonesidad.

Es obligado despedirse por lo romano de la entrada con Marco Valerio Marcial, surgido de las ruinas de Bilbilis. La primera dedicada al anterior presidente del Patronato Uncastillo

La máxima virtud de un príncipe es conocer a los suyos

Es sincero el dolor del que llora en secreto.

Que las obras que han de sobrevivirte empiecen también a vivir por ti: tarde les llega la gloria a las cenizas.

Póntico, ¿por qué crucificas a tu siervo, después de haberle cortado la lengua? ¿No sabes tú que el pueblo dice lo que él se calla?


Día triste para Uncastillo y para Aragón.

29/02. Luis Iribarren.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...