5.10.15

Monocultivos injertados en el Aragón feliz

Como residente en Binéfar varios años, aprendí a descubrir el Aragón feliz y valorar la iniciativa de sus habitantes, su capacidad para el desarrollo endógeno. Zonas como Cinco Villas, donde se vivió una conquista del Oeste con su transformación en regadíos. La Litera, Cinca Medio, Bajo Aragón, potencias en producción porcina, la segunda industria de Aragón. Con cooperativas de segundo grado fundamentales para la soberanía alimentaria, manzanas, mejor arroz ecológico de Europa.

Es posible que ya no haya que poner el apoyo del compás en Lérida para entenderlo.

Raimat, Valonga, los Raventós, los Vall Companys, Guissona, han tenido una capital influencia. Está por ver qué sucederá en adelante. Si tendremos la necesidad de transformar. En todo caso, producimos muy bien y muy bueno. Y allí estará Mairal ó el sector cárnico de Graus para aportar experiencia. Pero la imagen que trasladamos del Aragón feliz no es esta. No es tampoco el ejemplo de convivencia con la inmigración llevado a cabo por el mejor PSOE de Aragón desde Fraga.

Es el monocultivo de la Semana Santa y las motos que perfuma la vida del Bajo Aragón y Alcañiz. Una población periférica, potentísima, singular cruce de caminos, puerta de entrada a la Toscana aragonesa, con tradición mercantil, republicana, civil, religiosa. Da la sensación que solo existe porque se le ponen los focos mediáticos dos veces al año.

Se dice que en Motorland hay actividad todo el año. No se demuestra, pero ahora tenemos la oportunidad de exigir transparencia y quizá determinados datos que puede que revelen que la gestión y ocupación hotelera son continuas en el año. Justificando así el interés particular de los hosteleros de Alcañiz en el proyecto. Interés, por otra parte, ficticio y subvencionado al que les han lanzado desde fuera.  En todo caso, ¿cuántos puestos de trabajo creados en hostelería? ¿se ha reconvertido desde el INAEM paro de la construcción, por nuevos camareros en ese territorio? ¿qué parte del circuito y su movimiento económico ha potenciado las gestorías, empresas de informática y de servicios de Alcañiz? Parece que poco, parece que es un desembarco exógeno.

También es seguro que no todas las inversiones del Plan Teruel han sido cuestionables. Allí está Tarnac, la feria de la trufa, el queso de Albarracín. Pero entre tanto, nuestra principal industria tras GM se consolida, avanza y cada vez exporta más desde el Polígono de Zuera.

Lo que debemos cuestionarnos desde la izquierda es en mi opinión que si se hubiera potenciado la singularidad de Buñuel o se hubieran dedicado los mismos o una décima parte de los recursos en potenciar el melocotón, la trufa y el mejor aceite de oliva del mundo, cuáles serían las consecuencias en economía productiva, si se hubiera contribuido más a la consolidación del Aragón feliz que creando este espejismo no necesario y que no se reivindicaba, como sí su hospital, su denominación de origen oleica o su grupo de jota de los mejores de Aragón, desde su sociedad.

Ese desarrollo exógeno genera monocultivos pero también frustración en los empresarios con base en el territorio. Sabemos que los Polos de Desarrollo del franquismo han fracasado donde no existía una economía diversificada. Hemos visto que, a medio plazo, Navarra, Rioja o nuestras regiones pujantes lo han sido por la generación de un tejido propio, solidario y pegado al territorio de verdaderos empresarios.

Porque los mismos, representan sectores artesanales con entronque incluso medieval como la fabricación de zapatos en el Aranda o Arnedo.

Motorland +no será nunca la olivera de 1.250 de Valderrobres.

Luis Iribarren  05/10.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...