7.10.16

Otros Aragón son posibles: Viñedos de altura

La denominación de origen Calatayud ha apostado por una nada no confusa campaña de imagen relacionando la personalidad de sus vinos con la altura a la que se encuentran sus impagables garnachas.
Siguiendo la estela de la eficaz campaña “El vino de las piedras” de la denominación Cariñena con apoyo del Gobierno de Aragón.
Lejos queda la época en que estos vinos se vendían a granel a Rioja para subir grado. Afortunadamente.
Preciosa estampa de los viñedos de Paarl, Cape Town, South Africa

Nuestros personales vinos de límite se comportan con un sabio envejecimiento en barrica que no les quite el sabor a melocotón con vino como el más fragante y sutil de los Borgoña. Lo mismo que la denominación Ribera del Duero, también viñedos de altura.
Toca recordar, sin embargo, que no solo la altura retrasa la maduración. En Nueva Zelanda, California o Sudáfrica pueden ser las nieblas o microclimas especiales creados por el efecto Foehn. Pusimos el ejemplo de Mendoza, en la falda del Aconcagua, con su relación con la Virgen de la Carrodilla de Estadilla, patrona de estos vinos porque allí fue llevada dicha virgen oscense.
Eficaz y precioso cartel de Calatayud, véase el innegable parentesco

Ahora toca emparentar nuestros viñedos de altura con el fascinante paisaje que rodea Ciudad del Cabo, de clima mediterráneo seco y que produce unos vinos gomosos encauchutados alucinantes, el paisaje de Paarl. Otro año tocará otro hermanamiento.
 Preciosa imagen aérea de los viñedos de Villarroya de la Sierra, de altura y barro fundidos. Clarísimo territorio Shirah.
Felicidades a la denominación Calatayud por su iniciativa. Los Langa haciendo una labor callada inteligente con cavas y garnachas viejas. Pero elegiremos otro paisaje más telúrico.
03/10 Luis Iribarren
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...