10.10.16

Loa a José Luis Melero; leída por Leticia Crespo


LOA A JOSE LUIS MELERO – Leída por la concejala de CHA, Leticia Crespo, en la entrega del título de Hijo Predilecto de Zaragoza en el Salón de Plenos del Ayuntamiento, el 8 de octubre de 2016
 ------------------------
José Luis Melero Rivas estrenará sus sesenta (aunque no se le den…), con un nuevo traje de buscador de tesoros ocultos entre millones de gritos alineados:  esas palabras que contienen los libros que ya nadie lee y que permanecen latentes en baldas de librerías de viejo, o en destartaladas mesas y alfombras sobre las calles en los mercadillos domingueros.

A este bibliófilo y escritor de libros en los que recoge historias jamás contadas, se le despierta un instinto especial cuando, como la vida,  también  sale al encuentro de esos libros raros, tremendamente curiosos, escritos por personas desconocidas. Es entonces cuando Melero se convierte en un ávido captador de historias increíbles. De hechos que ocurrieron en tiempos remotos o anteayer, pero todos comparten una característica muy especial: son historias que vivieron aragonesas y aragoneses que, por razones de toda índole se registraron en libros que para este zaragozano y zaragocista, son su particular objeto de deseo además, por supuesto, de Yolanda,  su catedrática favorita y la mujer ideal con la que comparte su vida, que se eleva a la categoría de santa paciente cuando Pepe Melero regresa de visitar un mercadillo, porque lo que le apasionan son los libros.

Pero no crean que es lo único que busca, no… Melero es el mayor coleccionista de pingos que existe, y… ¿qué es un pingo? se preguntaran ustedes. Pues cualquier cachivache, da igual las dimensiones, lo único imprescindible es que tenga relación con Zaragoza y con Aragón. Pepe Melero puede volver un domingo del rastro con un cartel de metro y medio que en los años veinte 0 sirvió de anuncio de un fábrica de Calatayud, con una caja de hojalata que tiene dibujado el Ebro o con un pañuelo de seda con un bordado de la Virgen del Pilar con la estrella miliciana y la bandera de la república.

Pero la faceta más conocida de José Luis Melero, (aunque como van comprobando, no la única…)  es la de bibliófilo, o lo que es lo mismo, una persona con  pasión por atesorar  y  leer libros que merecen la pena. Una afición que empezó a cultivar cuando cumplió los veinte tras descubrir que esos conjuntos de hojas encuadernados no sólo contaban cosas, sino que también encerraban latidos…, latidos de personas cuya experiencia vital debía ser incorporada a la memoria colectiva. Por eso es una suerte que haya querido dejar plasmado por escrito su actividad como detective, sin gorra ni pipa,  porque gracias a esta voluntad hemos podido conocer cientos de maravillosas historias, otras no tan maravillosas, pero que en cualquier caso, ocurrieron aquí al lado. En nuestras calles, en nuestros pueblos, en Aragón.


Leer para contarlo. Memorias de un bibliófilo aragonés, escrito por Melero en 2003 y publicado por la Biblioteca Aragonesa de Cultura, tuvo tanto éxito que se revisó y amplió para ser reeditado por la editorial zaragozana Xordica en 2015.  Y después de este libro vendría  Los libros de la guerra, editado por Rolde de Estudios Aragoneses en 2006, asociación cultural de la que fue cofundador en 1976, nacida con el nombre de Rolde de Estudios Nacionalista Aragonés (RENA), otra de sus pasiones, a la que también se ha dedicado a lo largo y ancho de sus ya  40 años de existencia.

Su biblioteca es tan importante para él que en 2007 recogió las cubiertas de sus libros más destacados en un libro de autor, “Gabinete de libros aragoneses escogidos que se encuentran en la biblioteca de José Luis Melero Rivas, en una edición limitadísima de 50 ejemplares .

La vida de los libros, llegaría en 2009.  Escritores y escrituras, en 2012.  Manual de uso del lector de diarios en 2013.  El tenedor de libros en 2015.  Además de publicar tres libros colectivos sobre  La Jota ayer y hoy, no en vano, Pepe Melero es también uno de los más especializados investigadores sobre la jota aragonesa, así se evidencia en “La Jota Aragonesa en algunas de sus coplas más antiguas o desconocidas” .

Sigue engrosando su lista de publicaciones con Cuentos aragoneses; después llegaron   Más cuentos aragoneses y no creo que sea una sorpresa decir cómo nos hemos acostumbrado a esperar con fruición la lectura de su columna semanal en la prensa aragonesa.

También es coautor de la edición Los nuevos ilustrados  y de “Pasar haciendo caminos” (título coincidente con ese precioso verso de “Cantares”, estaba claro, Sr Melero…, Sr. Serrat, que en esos caminos se iban a encontrar en un acontecimiento como el de hoy).

Melero es tanto Melero que abre su biblioteca a quien necesita  sus libros para  investigar. Nada menos que 35.000 ejemplares a los que tuvo que poner un piso!, ahora  convertido en espacio de encuentro y lugar de culto especialmente para sus amigos. Sus amigos…..el otro gran tesoro de Pepe…, se cuentan por docenas…!

¿Y saben por qué? Porque siempre está ahí. Porque este hombre, vale igual para un roto que para un descosido. Tan pronto acompaña a un escritor en la presentación de su libro, como pone a cientos de personas en fila para escuchar sus conferencias sobre el origen de la jota, por no citar sus habilidades delante de una cámara para presentar un telediario. Pero no crean que lo hace con cualquiera, se puso a las órdenes de uno de los mejores directores de cine de este país (con el que tenemos el placer de contar), David Trueba, en una película (“Vivir es fácil con los ojos cerrados”) que ganó nada menos que seis premios Goya.

Otro de los —como ven— muchos capítulos, en la enciclopedia de la vida de Pepe Melero es su pasión incondicional por el Real Zaragoza. Su equipo, prácticamente desde  que empezó a andar y del que fue durante tres años consejero. Lleva el sufrimiento, temporal, con toda la dignidad que contiene su porte siempre elegante. Sólo le salva la rasmia del León que sigue viviendo los recuerdos de primera y de los nueve importantes trofeos que ha ganado el Zaragoza hasta la fecha. Pero… como dice Pepe, volveremos!

Miembro del Consejo de la Cultura de Aragón, y desde 2015,  académico de la Real Academia de Nobles y Bellas Artes de San Luis; al anunciar su nombramiento la academia manifestó sentirse “especialmente satisfecha de poder incorporar a estas personalidades de la Cultura y del pensamiento a su elenco de aragoneses empeñados en construir un Aragón más próspero y más libre”.

Además de buen amigo de sus muchos buenos amigos, José Luis Melero lleva a Aragón en sus venas y a Zaragoza en su alma. Contribuye día a día a hacer de Aragón el país que anhela y a hacer de Zaragoza una gran ciudad, europea y aragonesa, acogedora, integradora y mucho más culta, y eso solo es posible si a esta ciudad se la quiere……. Y…, saben lo que dicen???

Dizen que un querer, ye de dos no más
Y que ye más fácil, ferlo caminar,
cuando l´uno caye, l´otri a devantar,
cuando l´uno caye, l´otri a devantar.
S´ha feito de nuey, tú m´alguardas ya,
lo peito me brinca... te quiero besar!

 Qué orgullo para Zaragoza tener hijos como tú. 
Gracias Pepe!
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...