4.8.13

El Coso zaragozano, lleva más de 2.000 años mirándonos


Los “cursus” romanos como predecesores de nuestros Coso eran unas pistas de tierra o “carreras” que rodeaban las ciudades romanas como un paseo por las zonas exteriores de la ciudad, fuera de las murallas, enfrentándose a “las afueras” y sin los agobios de las ciudades interiores. Efectivamente, aquellos agobios nada tienen que ver con los actuales.
En estos Cosos se celebraban si la ciudad no disponía de lugares destinados al efecto, de las corridas, carreras, justas o peleas, fiestas o dispendios públicos que la ciudad necesitaba para ir pasando el rato y las fechas importantes.
Los Coso (cursus) romanos eran también las calles o caminos en donde se recogían o terminaban las vías púbicas, las vías vecinales o las vías privadas que terminaban en ellas para poder entrar a las grandes ciudades a través de sus murallas y sus puertas.
El Coso de Huesca o el Coso de Zaragoza es un ejemplo vivo y real del mismo trazado romano de los “cursus” que han soportados más de 2.000 años sin verse eliminados. Todo un logro urbanístico que nos deja al menos el recuerdo del trazado de las ciudades romanas.
La imagen es de los años 30 y del "Archivo Loty".
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...