4.2.13

Vamos a hundir la Imprenta Blasco. Somos así de chulos

La Imprenta Blasco en Zaragoza, donado su contenido para ser convertido en Museo de la Imprenta en una ciudad que tuvo una importancia primordial en el florecimiento de las primeras imprentas en España continúa amenazando ruina. El Ayuntamiento de Zaragoza ha dado por finiquitado el interés del Gobierno de Aragón por este inmueble, ya que la Ciudad de la Justicia abrirá este año en la Expo, y se encuentra en proceso de repensar otros posibles usos para este equipamiento.

Vergonzosamente, nos quedaremos sin una muestra más de cultura, tras la pérdida de grandes maquinarias gráficas que en estos años han ido a la basura por no tener un lugar en condiciones para ser recogidas, cuidadas y enseñadas al público. Estamos condenados a no ser nada. Hay que recordar que la Asociación de Empresarios de Artes Gráficas apoyaron este proyecto y se comprometieron en su mantenimiento y dignificación. La única esperanza de que se pueda salvar de la picota se llama Chunta Aragonesista.

Pues ahora el consejero municipal de Urbanismo, Carlos Pérez Anadón, durante la última comisión de Gerencia ha subrayado que se estuvo esperando la decisión del Gobierno de Aragón para venderlo hasta el final, pero finalmente no ha sucedido y hay que volver a evaluar los usos de este equipamiento en el centro de la ciudad ¿Tenemos dudas de para qué va a servir el solar, una vez tirado el edificio y la Imprenta Blasco?.

En esos planes, el edil de Urbanismo ha recordado que el inmueble tiene calificación urbanística que posibilita su uso para viviendas, plantas alzadas o usos comerciales o de oficinas.

El equipamiento fue adquirido por el Ayuntamiento en 2002, siendo alcalde José Atares, del Partido Popular. La venta se realizó mediante una permuta de suelo por 2,2 millones de euros, incluido el material interior, que incorporaba dieciocho máquinas de los siglos XVIII y XIX y cuatro prensas.

Por su parte, el portavoz municipal de CHA, Juan Martín, ha urgido al equipo de gobierno a que se tomen medidas para dotarle de un uso a este edificio y ha recordado que en 2003 su grupo municipal redactó el proyecto para la rehabilitación del inmueble y la creación del Museo de la Imprenta. Incluso se llegó a presupuestar su reconversión en 1,8 millones de euros. Juan Martín ha pedido a Pérez Anadón las llaves del equipamiento para poder visitarlo y evaluar en qué estado se encuentra.

La imprenta Blasco abrió sus puertas en la calle de Candileja en el año 1880, trasladándose a principios de la década de los veinte a la plaza del Ecce Homo. El edificio fue construido en tres fases, en las que se puede identificar las condiciones sociales que le rodeaban. Por su ubicación en el Casco Histórico, centro neurálgico de la ciudad, fue desde sus inicios hasta su cierre un punto de unión y de representación industrial para Zaragoza.

2 comentarios:

  1. Comparto la noticia. Soy impresor, me toca de lleno. Buen artículo

    ResponderEliminar
  2. Efectivamente, es intolerable que Zaragoza no dispongo de un recuerdo (cuando menos) a los aragoneses impulsores de la imprenta en el mundo, que desde Zaragoza trabajaron en un oficio imprescindible para la libertad y la cultura.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...