17.5.19

De Zaragoza y de izquierdas… ¿A quién voto?

Hace unos meses Chunta Aragonesista planteó alguna forma de trabajo con más unidad entre la izquierda aragonesa para optimizar los votos. Aquello no obtuvo respuesta por parte del resto de partidos progresistas, presuntamente porque cada grupo querían llevarse el gato a su tejado. 

Pero ahora en este 26 de mayo se nos viene encima tanta serie de opciones desde la izquierda zaragozana que nos invaden las dudas. Es como un suicidio asistido en vivo, esperando observar quien queda menos herido de todos.

Al PSOE y CHA de siempre, se les ha unido la explosión de ZEC que ha dejado tres opciones abiertas: la clásica ZEC, su matriz Podemos, más un Demos+ nuevo que agrupa a algunos aragoneses conocidos que también surgen de ZEC. Si a estos partidos le sumamos PACMA y algunos otros movimientos de izquierda de menor peso, vemos claramente que los votos de la izquierda se nos trocean por incapacidad de querer trabajar más unidos.
Estos últimos cuatro años en el Ayuntamiento de Zaragoza han sido una gran oportunidad perdida para mantener Zaragoza en línea con los movimientos de ciudades vecinas y de similar tamaño y potencia económica. 

Pero además ha sido un periodo muy negativo por haber tirado ZEC la oportunidad de gestionar bien la ilusión de un cambio político importante, y que aunque desde el primer día asumió las zancadillas que iba a recibir, decidió trabajar en minoría sin contar con nadie más, excepto para quejarse de los fracasos.

El único partido que desde la izquierda municipal ha intentado mediar, pacificar, reflexionar e intentar hacer reflexionar ha sido Chunta Aragonesista, con sus constantes advertencias de que estábamos tirando por la borda una ocasión única de poner a la ciudad de Zaragoza en el espacio que le corresponde dada su sociedad y su tamaño.

Pero hacer de “Cascos Azules” cuando hay guerras internas y tapadas, sirve para evitar heridos pero no para cambiar la marcha de la guerra escondida que rompía y paraba Zaragoza. No se puede dialogar si no ponen de su parte todos.

El PSOE con sus concejales —hoy casi ya no presentes en la nueva lista electoral 2019— no supieron administrar su derrota ni pensar en los zaragozanos, esperando a que pasaran rápidos estos cuatro años. 

Si malo es lo que no se ha hecho por Zaragoza, peor es lo que han logrado hacer ciudades como Málaga, Valencia, Vitoria, Bilbao o A Coruña, dejando a Zaragoza en peor posición que hace cuatro años.

Aragón y Zaragoza necesita tener un partido político con sentido de la responsabilidad, con mirada de futuro, sabiendo que hay varios cientos de miles de zaragozanos que necesitan otro tipo de urbanismo y de apoyo social. Otro tipo de movilidad acorde con lo que se hace en Europa, una limpieza y una ciudad verde y sostenible que esté en línea con los 17 objetivos de la ONU (ODS) que suena muy lejos pero que es el obligado reto de futuro si queremos obtener apoyos desde Europa.

Zaragoza debe volver al punto de lanzamiento de la reflexión para ser una gran ciudad sin llegar nunca a ser una ciudad grande, que sepa entender el siglo XXI como un reto para convertir Zaragoza en una Ciudad de las Personas, Innovadora y capaz de ponerse a trabajar con los pactos que entre todos seamos capaces de construir para que podamos vivir más comprometidos, cohesionados y mejor vertebrados, donde ningún zaragozana o zaragozana no esté encantada con vivir en su ciudad.

No todo ha sido negativo para Zaragoza, pero lo logrado está muy por debajo de lo que nos merecemos como ciudad por no haber querido trabajar en equipo con más capacidad de diálogo desde el Ayuntamiento.

Yo no pienso pedir el voto por CHA pues todos somos ya muy adultos para eso. Que cada ciudadano decida y que al menos medite que su decisión jugará a favor o en contra del futuro de su ciudad. Yo ya sé a quién voy a votar. Intenta tú… no equivocarte pues tienen muchas opciones.

Julio Puente Mateo