10.10.15

Qué futuro tiene la izquierda en Aragón?

En Aragón se han unido en una sola organización empresarial las cuatro CEOE que había. Bien. Lógico. Básico. En Aragón somos incapaces de unir a la izquierda en una sola forma de presentar ante la sociedad parecidos programas e ideas. Mal. Ilógico. Sin sentido. Negativo. Absurdo.

Para que haya (o no) acuerdo basta con que una de las partes NO quiera, para que así sea imposible. Y así ha sido (de momento). Si se ponen condiciones imposibles, sabedores antes de ponerlas de que efectivamente son imposibles de asumir por la otra parte, la negociación es una farsa. Sólo hay que tener preparado de antemano la explicación.

Aragón en Común es IU (que no es una sino al menos dos) más CHA, más parte de Equo, más parte de ZeC, más Puyalón, más independientes, e incluso más una parte de Podemos. ¿En qué medida es la suma de todos ellos? Pues en este caso es complicado de saber pues no hay que sumar sólo los que acuden a sus asambleas. Por parte de CHA hemos estado siempre una persona, alguna vez dos, pero representando a todxs. E incluso no siempre han estado las mismas personas. Esto mismo habrá sucedido con el resto de organizaciones. Porque lo importante era presentarse ante la sociedad con ideas de confluencia y no de división. Y para ello la generosidad había que demostrarla desde el primer instante. Y había que saber bien qué era Aragón en Común, que se deseaba hacer, que podría representar para los aragoneses de izquierdas. Hay que dejar claro que estamos hablando siempre de una izquierda a la izquierda de la otra izquierda que es el PSOE. Porque para mi, el PSOE también es izquierda sin duda.

Dicho esto hay que añadir que Podemos siempre ha mirado con lupa toda confluencia con IU pues sus propios dirigentes provienen de esta organización y saben de sus debilidades y conflictos. Y además el batacazo de Cataluña ha sido importante y aunque analizarlo puede llevar a engaño o error si lo trasladamos a otras zonas, es verdad que Podemos se siente en la obligación de no cometer los mismos errores. Pera para ello lo fundamental es acertar en el diagnóstico.


Es imposible una candidatura donde las confluencias, de entrada, no sean iguales para todos, con arreglo a su tamaño. Y aquí es donde está el primer conflicto. ¿Qué tamaño real tienen cada organización ¿de qué forma se mida el tamaño? (prohibido reírse, aunque sonreír está bien y es lógico). Esta es la primera gran duda sin resolver. Así que lo mejor es orillarla de momento.

Pero no se debe olvidar que la forma de confeccionar el programa y las listas si debe tener en cuenta a las organizaciones, aunque suene según algunos a viejo y caduco, pues dentro de las organizaciones hay personas y estas en muchos casos tienen una gran experiencia social, de trabajo político, de realidad del Aragón actual. En política no basta con querer (hacer), además hay que poder (resolver).

El nombre de la candidatura es importante y aquí Podemos lo tiene muy claro. Ellos y poco más. Esto tiene un doble problema. NO ya que el resto se diluye que también. Es que Podemos y poco más supone que los aciertos y el trabajo, los errores y las dudas las asumirá Podemos y poco más. Y eso no es hacer izquierdas, no es hacer lo mejor posible por Aragón. Podemos en Común podría ser un nombre válido. Pero hay que poner mucha generosidad por parte de todos los demás. Generosidad que debe asumir Podemos confeccionando un programa y unas listas que sean generosas con todos “esos los demás”.

Hacer Primarias está bien. Pero mucho cuidado pues unas primarias son más manipulables que cualquier otro sistema de elección de listas. Y esto lo saben todos los integrantes de estas listas. Todos los defensores de este sistema. Y todos los que estamos en contra de este sistema. Precisamente por manipulable. No voy a explicar cómo. Los que lo tienen que saber ya lo saben. Luego si siguen apostando por este sistema saben que se manipulará y que será ilógico confiar en un sistema que ya se sabe será manipulado. ¿Por qué pues se confía en un sistema así para elaborar las listas? Pues precisamente porque en una confluencia tan compleja parece que no se conoce un sistema mejor. Y los hay. La cuotas es uno. Pero para ello hay que volver al tamaño. Y a la generosidad.

Queda clara pues, que el tamaño SÍ es importante. Pero el tamaño lo dicta el número de militantes, de votantes, de perspectiva en los sondeos, de implantación en el territorio, de capacidad de influencia, de cuadros de gestión, de historia, de asentamiento en unas ideas, de capacidad de crear programas, de ideología, de honradez, de excelencia política. UN número importante de elementos que todos tienen su gran importancia, pero que sin duda son muy complejos de medir. Las expectativas de futuro también son un elemento a tener en cuenta. por ello la generosidad es el elemento imprescindible entre todos para lograr un objetivo común. Sin generosidad la izquierda en Aragón volverá a demostrar que es idiota y no sirve para nada. ¿Se puede decir más claro? Pues si, pero yo no sé.

Julio M. Puente Mateo