20.3.15

Pizarro, “uno de los nuestros”

Aragón es tierra de mitos. Algunos de ellos, con todos mis respetos, incomprensibles, como el de Manuel Pizarro, que cuenta con la bula de una buena parte de las fuerzas vivas (y menos vivas) de Aragón y parece valer lo mismo para un roto que para un descosido.
Pizarro es, para entendernos, “uno de los nuestros”, intocable, simpático, a quien se le perdona lo que a otras muchas personas jamás se les ha perdonado ni se les perdonaría.
Hablar de Manuel Amador Miguel Pizarro Moreno, empresario turolense, jurista y político, es hablar de Endesa, de la Bolsa de Madrid, de Teléfonica, de Ibercaja… y también del PP, que para eso ha ido en sus listas.
En la legislatura que está a punto de concluir, el PP aragonés violentó por interés personal el sentido de la Comisión Bilateral de Cooperación Aragón-Estado, abriendo las puertas a personas que, como Manuel Pizarro, no forman parte del Gobierno de Aragón. Luisa Fernanda Rudi hizo caso omiso a los informes jurídicos de las Cortes de Aragón, que reconocían expresamente la naturaleza intergubernamental de tal cooperación, y se las apañó después para “ajustar” la norma a su decisión. Es más, su argumento del beneficio para Aragón que conllevaría esta decisión se ha caído por su propio peso.
Ahora, Pizarro acaba de ser nombrado presidente de la Conferencia de Consejos Sociales de Universidades Españolas (CCS) y me gustaría saber para qué y, sobre todo, en qué va a mejorar la realidad de la universidad pública aragonesa con su cargo, y si se lo pregunta en algún momento. Ya sabemos que sí le interesan otras realidades, porque hasta el momento no estaba precisamente al frente del Consejo de la Universidad de Zaragoza sino del de la Universidad Autónoma de Madrid. Por algo será.
Un Consejo Social universitario es fundamentalmente un "órgano de participación de la sociedad en la universidad" de carácter público (Título III de la Ley Orgánica 6/2001 de Universidades), y cabría pensar que alguien que siempre lleva a gala sus orígenes aragoneses tendría una sensibilidad especial en este sentido. Sin embargo, a estas alturas yo lo dudo, porque en determinados ámbitos de nuestra sociedad se prodiga demasiado el “buenismo” de discursos generalistas para no comprometerse en realidad con nada y llevarse bien con todo el mundo, elemento fundamental que garantiza cargos.
Observando la línea seguida por Pizarro, me da que esto es lo que va a suceder, porque sigue claramente vinculado a ese PP de Madrid en cuyas listas concurrió y para el que incluso Esperanza Aguirre proponía como presidente de Asuntos Internos.
Y ahí lleva varios años Pizarro, con cargos institucionales de Madrid y para Madrid o para el PP, fichado además desde septiembre de 2014 como miembro de la cúpula del Corte Inglés, en puestos todos ellos bastante poco compatibles con la defensa de los intereses generales de Aragón.
No soy la única a quien chirría determinadas mezclas de cargos públicos y privados, desde luego, pero claro, se trata de Manuel Pizarro, “uno de los nuestros”, así que… silencio total.

Nieves Ibeas Vuelta
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...