18.9.14

Juan Alberto Belloch se nos va a descansar. ¿Quien viene?

Hoy Juan Alberto Belloch nos va a decir a los zaragozanos que no se presenta a la Alcaldía de Zaragoza, a no ser que le llame en el último segundo Pedro y le convenza de que para perder, nada como continuar con el mismo equipo. También las pérdidas hay que gestionarlas.

No hay recambio fácil ni seguro, no hay delfín con capacidad pulmonar suficiente. Se habla de Carlos Pérez Anadón, eterno nada; de Carmen Dueso a la que yo veo algo más floja que Lola Ranera; o de algún tapado que se saquen de la chistera del futuro.

El PSOE municipal se sabe con el trabajo cumplido, con el declive proporcionado por los nuevos partidos que vienen con mucha fuerza y el dolor en parte inentendible de una sociedad zaragozana cansada de Juan Alberto por pura lógica social. Han sido muchos años de gobierno municipal (12 con Belloch), con más luces que sombras, pero la sociedad es soberana para dictaminar.

Se abre el melón del sustituto, pero sobre todo del cambio en Zaragoza, única ciudad grande que era gobernada por un edil socialista. Si las fuerzas de izquierda queremos, seguirá gobernando en Zaragoza un alcalde progresista, pues así parecen querer los zaragozanos. Pero estos ocho meses no van a ser nada fáciles en los entendimientos, pactos y diatribas. Zaragoza sobre todo necesita soluciones, buena gestión y claridad presupuestaria. Deja una Zaragoza mucho más moderna, pero más cansada. Estos últimos cuatro años sin presupuestos suficientes le han sentado muy mal a la ciudad. Eso y la nula colaboración de la DGA, gobernara quien gobernara dentro de ella.