24.10.12

El ministro Montoro aprecia mucho a Aragón, para tomar migas

Transcripción del Debate a los Presupuestos Generales del Estado 2013 Congreso de los Diputados
Martes 23 de octubre de 2012. Para qué veamos en qué términos se produce la intervención de Chesús Yuste y cual es la respuesta del señor ministro Montoro. Que cada uno saque su propia conclusión sobre lo que es Aragón para el PP:

El señor YUSTE CABELLO: Muchas gracias, señora presidenta.

Señor ministro, señorías, nos enfrentamos a unos presupuestos que nos condenan a más paro, más recesión y más dolor para nuestra sociedad. Como en el Titanic, los banqueros, primero. Por eso hoy nos rodean manifestaciones de gente indignada. Y permítame empezar mi intervención dedicando a los que están fuera y a los que nos ven desde casa unos versos de Jorge Riechmann: No dejéis de vivir como si fuera posible salvarnos. (Aplausos).

Sobran las razones para rechazar estos presupuestos, como han expresado mis compañeros anteriormente, pero desde Aragón tenemos algunas razones más, entre ellas un recorte de las inversiones del 30 %, el doble que la media de las comunidades autónomas. Señor Montoro, ayer su Gobierno se reunió con el de Aragón y se comprometió a incrementar la inversión. Nos gustaría escuchar su compromiso en esta Cámara.


¿Cuánto dinero se incrementará? Para alcanzar la reducción media harían falta unos 65 millones, más o menos. Dígalo, diga una cifra. ¿Cómo van a articular las enmiendas? ¿De dónde van a sacar esos millones? Porque no es fácil hacer enmiendas para los grupos parlamentarios en unos presupuestos tan restrictivos como estos. Por ejemplo, en la partida del Fondo de contingencia de la sección 31 solo hay 30 millones de euros en el capítulo 5. Ya me dirá cómo lo van a hacer. ¿Y qué proyectos van a salvarse con esas enmiendas a las que se ha comprometido?

¿Van a acometerse con decisión los desdoblamientos de los tramos aragoneses de la N-II y de la N-232, van a liberar los peajes de las autopistas paralelas? Comprenda que nos indignáramos en Aragón cuando el número dos del Ministerio de Fomento, el señor Catalá, dijo el otro día que desdoblar era hacer competencia desleal a las autopistas. Ahí queda eso. Por favor, dejen ya de marear la perdiz. En esos tramos sin desdoblar hay accidentes todas las semanas y desgraciadamente llevamos ya más de 200 muertos en los últimos diez años. Es algo muy serio y exige decisión y respeto a la ciudadanía. ¿Qué van a hacer? Sea claro y sincero, por favor.

Con respecto a la reapertura de la línea internacional de Canfranc, hay cifras ridículas en el presupuesto, no llega ni para modernizar la línea hasta Canfranc ni para que sea creíble la apuesta por la reapertura.

También hablaron ayer del fondo de inversiones para Teruel, que usted eliminó del presupuesto deliberadamente y que ayer, sin embargo, se comprometió a rescatar. ¿Por qué desapareció del proyecto presupuestario, señor ministro? No fue un olvido, fue un hachazo contra las esperanzas de uno de los territorios más olvidados del Estado. ¿Cómo se va a recuperar ese fondo? ¿De dónde saldrán los 30 millones? Comprométase, señor Montoro; se lo pido, comprométase hoy aquí a que el fondo de inversiones para Teruel va a continuar teniendo carácter plurianual y que no será solo un parche para 2013 y, en 2014, ya veremos. En Teruel queremos garantías y no vivir en la inseguridad de tener que pelear el fondo cada año.

Concluyo ya. Los acuerdos de ayer sinceramente tampoco son para tirar cohetes. Desde luego, los aragoneses no nos damos por satisfechos con ese acuerdo. Acercarnos a la media de recortes del conjunto de comunidades autónomas sería dar por buena una caída del 17 % de las inversiones en Aragón y, desde que empezó la crisis, un desplome acumulado de casi el 70 %. Una auténtica barbaridad.

También quiero recordarle que en Aragón llevamos doce meses de grave sequía, de un nivel de precipitaciones propias de desiertos como el de Gobi o Arizona, con pérdidas de 277 millones de euros, mientras su Gobierno se ha negado reiteradamente a aprobar el decreto de ayudas. Y ahora, cruel paradoja, un temporal catastrófico acaba de provocar inundaciones en varias comarcas aragonesas. Esperemos que no se olvide de las ayudas en este caso.

Señor ministro —concluyo ya—, nosotros vamos a hacer nuestras enmiendas para corregir esos olvidos y para intentar poner a Aragón en el lugar que le corresponde. Le emplazo a que responda a mis preguntas y a que cumpla con el pueblo aragonés.

Muchas gracias. (Aplausos).

La señora VICEPRESIDENTA (Villalobos Talero): Gracias, señor Yuste.

Respuesta del Señor ministro de Hacienda y Administraciones Públicas.


Aragón recibirá las consecuencias de la comisión bilateral celebrada ayer, y las tendrá en estos Presupuestos Generales del Estado para el próximo año, como no puede ser de otra manera en lo que es el compromiso del Gobierno de España con el Gobierno de Aragón y todas las formaciones políticas y fuerzas sociales de Aragón, porque claro que Aragón es importante. Solo le voy a recordar el convenio a favor de Teruel. ¿No era yo ministro? Entonces no hace falta que me recuerde lo que yo mismo hice en su momento. Que no le quepa duda a nadie en esta Cámara que vamos a seguir comprometiéndonos a medida que tengamos escenarios presupuestarios mejores. Ojalá, como ya he dicho esta mañana, hubiéramos tenido la posibilidad de aumentar inversiones. No es el caso, señorías, pero sí mantener las inversiones en infraestructuras que son fundamentales en la vertebración de los territorios de España y que nos tienen que ayudar a impulsar esa política de crecimiento económico y de creación de empleo.

Muchas gracias, señora presidenta. (Aplausos)

Réplica de Chesús Yuste

(Aplausos.—El señor Yuste Cabello pide la palabra).
La señora VICEPRESIDENTA (Villalobos Talero): ¿Señor Yuste?
El señor YUSTE CABELLO: Muy brevemente, apenas diez segundos imperceptibles, si me lo permite.

Señor ministro, ni una sola respuesta concreta. La sociedad aragonesa quiere concreciones, ¿o quiere usted que esperemos al viernes a conocer las enmiendas que presente su grupo? Usted no es un diputado, usted es un ministro. Esperábamos más de usted. Como se dice en Aragón, lo que ha dicho y nada, pariente del tío ninguno. Estaremos vigilantes. Ya le adelanto que nosotros sí presentaremos enmiendas y ya veremos si su grupo las apoya o no.

Muchas gracias. (Aplausos).