13.4.12

Sobre el presupuesto del Ayuntamiento de Zaragoza

Al final el gobierno municipal en Zaragoza va a quedar en manos de la minoría del PSOE, al no entrar ni CHA ni IU, por un ejercicio de responsabilidad política complicado de explicar a la sociedad.
Ambas formaciones de izquierda van a apoyar al PSOE en el Ayuntamiento de Zaragoza para que salgan los presupuestos de 2012, pero las diferencias de futuro son todavía muy grandes, con un PSOE al que le resulta muy complicado convertirse en un referente político de lo que debe ser un partido de izquierdas del que se fíen el resto de fuerzas progresistas de la ciudad. Tal vez sea cuestión de personas, aunque personalmente creo que no, que es cuestión más de recorridos políticos en estas últimas décadas, lo que convierte en complicado unos acuerdos necesarios para la ciudad.

La sociedad se mueve entre entender negativamente lo que significa “tripartito” por culpa sobre todo de no saber explicar el valor de una palabra que se utiliza de manera despectiva; entre desear que las situaciones se hagan con el mayor consenso posible; y sobre todo con la sensación dolorosa de que los políticos son así y no se les puede pedir más cordura.
No es fácil explicar a la sociedad zaragozana que la relación de los políticos socialistas con sus homólogos políticos de CHA e IU, ha sido en los últimos años de desprecio. Si acaso se puede traer a colación el ejemplo de Extremadura para entenderlo mejor.

El PP en este ejercicio complicado de entender por ellos, se mueven con sus 15 concejales como un grupo sin norte, que además se ve incapaz de hacer oposición por no tener a un líder con carisma para ponerse la mochila del campo y salir con claridad a contrarrestar lo que entienda negativo. Siguen sin entender que si ellos con 15 no gobiernan, como es que el PSOE con 10 sí gobierna aunque casi se odien entre el PSOE, CHA e IU. Será por que tampoco han sido capaces de comportarse con la sociedad como se espera de quien debe hacer un ejercicio de responsabilidad y respeto hacia la mayoría de la gente que sufre la crisis. De hecho estos decretazos últimos los convierten en vecinos poco recomendables para cualquier tipo de acuerdo en el futuro para nadie que se considere progresista.

Lo que importa es la sociedad, la gente, los zaragozanos en este caso. No vamos a tener inversión, no la vamos a tener en bastantes años si no cambia drásticamente la política económica del Estado, se subirán tasas e impuesto aunque digan mil veces que no, se dejará de gastar en lodazales pero también en columpios, se restarán coches oficiales pero también acceso a la cultura y la formación por el empleo. No hay dinero y eso no tiene solución, gestione quien gestione. Pero al menos este año se han salvado los muebles. Ojo con las votaciones de los órganos dirigentes de IU que han sido ajustados, como recomendación a un PSOE muy animado a que tras las firmas, saber hacer de su capa un sayo.